Inquietud. Las familias del ejido ven con alarma como el agua se acaba, y el temor crece por la temporada de sequía que se aproxima. Fotos: LUIS SALCEDO
El ejido más alejado de Ramos Arizpe lanza un llamado de auxilio al Gobierno y la sociedad

Vecinos del ejido Nuevo Yucatán, municipio de Ramos Arizpe, lanzaron un llamado de auxilio a las autoridades y a la sociedad civil ante la falta de agua potable.  

Elizabeth Quiroz, habitante de esta comunidad ubicada a unos 140 kilómetros de Saltillo, y a la que se llega por un tortuoso camino de terracería, declaró que tanto el estanque como el aljibe que se abastecen de agua llovediza están a punto de quedarse vacíos.

Y advirtió que en máximo seis días  no habrá una gota de agua en esta localidad, ni para la gente ni para sus animales.

Como publicó SEMANARIO el domingo pasado, en Nuevo Yucatán el fenómeno de la escasez agua es endémico.

Durante los últimos años se han realizado más de 14 perforaciones de entre 600 y 700 metros de profundidad, sin que hasta ahora se haya logrado dar con el agua.

 

LAS FAMILIAS AFECTADAS

Nuevo Yucatán es un ejido donde viven unas 22 familias, más de 70 habitantes entre niños, adultos y gente de la tercera edad.

La única actividad económica en esta ranchería es la fabricación de cera de candelilla y la cría de algunas cabras y vacas.

Además a los moradores de este lugar que, se sabe es el más alejado y pobre de Ramos Arizpe, le espera a partir de abril una seca que durará cuatro meses y temperaturas que superan los 35  grados.  

Por tal motivo Elizabeth Quiroz solicitó el apoyo del gobierno y de la población en general para que colaboren donando agua embotellada.

¿Quieres ayudar?

Comunícate con Elizabeth Quiroz al  8424238496