Archivo
Fuentes del Centro de Justicia y Empoderamiento para la Mujer revelaron que hasta ayer a estas personas sólo se les investigaba por el presunto delito de privación de la libertad.

La Secretaría de Salud de Coahuila confirmó que era clandestino el anexo en la colonia Ampliación 23 de Noviembre que fue asegurado e inhabilitado la noche de ayer, luego de que mujeres afirmaron haber sufrido agresiones físicas, psicológicas y sexuales.

Xiomara Hernández, subdirectora de Regulación y Fomento Sanitario, informó que en el estado sólo 40 centros de rehabilitación de adicciones están registrados legalmente y en operación.

VANGUARDIA publicó ayer que luego de un reporte anónimo, elementos municipales y estatales realizaron un operativo en un domicilio que era utilizado como anexo –denominado “Perro sin dueño", donde los encargados fueron detenidos y acusados de abuso sexual.

Ayer, las cinco mujeres que afirmaron haber sido abusadas allí presentaron la denuncia formal ante el Ministerio Público, en contra de Armando Jesús C., de 34 años, y Julio César G., de 24 años.

No obstante, fuentes del Centro de Justicia y Empoderamiento para la Mujer revelaron que hasta ayer a estas personas sólo se les investigaba por el presunto delito de privación de la libertad.

Aún son un problema
Un caso similar, de 2014, no fue suficiente para que las autoridades mejoraran la detección de centros de adicciones clandestinos.

En septiembre de ese año fueron intervenidos tres en Saltillo a raíz de denuncias hechas contra su director, Hipólito Vásquez Pérez, conocido como “Papá Polo”. En dichos operativos fueron rescatados casi 50 menores.

“Papá Polo” y trabajadores de los centros fueron acusados por abusos físicos y sexuales; sin embargo, en septiembre de 2015 un juez en materia penal dictó sentencia absolutoria a Vásquez Pérez.