La actriz compartió la charla titulada ‘¿Cómo encontrar la felicidad’? Fotos: Marco Medina
La actriz, conductora y conferencista visitó la ciudad como parte del Eco Fem Fest que se llevó a cabo en Casa República este fin de semana, y Vmás tuvo oportunidad de charlar con ella

A Claudia Lizaldi la vimos con una sonrisa de oreja a oreja durante su estancia en la ciudad, y es que la actriz, empresaria, conductora y conferencista acudió este fin de semana al primer Eco Fem Fest celebrado en Casa República. Se trata de un evento que sin duda se convirtió en “un espacio de bienestar para todas las mujeres”, donde Lizaldi ofreció la conferencia “¿Cómo encontrar la felicidad?”. Durante las charlas (dos en total) compartió sobre su vida diaria, ofreció consejos, ideas nuevas y maneras de ser que alimentan al ser humano tanto en lo físico como en lo mental. Las presentes, que no dejaron de reír, hasta se pusieron a bailar y celebraron la oportunidad de estar vivas. También pudieron tomar clases de yoga y disfrutaron de una taquiza vegana, entre otras cosas.

En entrevista para VANGUARDIA, Claudia Lizaldi dijo que llegó al Eco Fem Fest al ser socia de su “adorada y amada” Olivia Martínez, maestra de yoga que organizó el evento, junto a Pamela Álvarez. “Claramente se da muy lógico que estuviera aquí en este primer Eco Fem Fest, desde que me platicó (Olivia) la idea me súper encantó, me preguntó si me sumaría y le dije que por supuesto que sí, y fue muy fluido, como somos nosotras (risas)”.

Sobre la respuesta que obtuvo de las mujeres a quienes impartió las charlas confesó que fue “increíble, con una energía súper bonita, súper equilibradas, súper dispuestas, que eso siempre se agradece porque es una escucha mucho más atenta y desde el corazón, y eso permite que todo fluya más profundo y eso a mí me encanta como conferencista”.

Durante la conferencia del sábado (también ofreció una el domingo), Lizaldi mencionó que desde muy joven había decidido que “ser feliz” iba a ser un regalo para su mamá. “Ya sabemos que la felicidad es un espacio desde el cual moverte y es muy anhelado, sin embargo nos dicen que no podemos ser felices todos los días, te condicionan la felicidad en los comerciales, es ese sistema de carencias... creemos que no podemos ser felices y las creencias se vuelven tu realidad, entonces tenemos que cambiar esas creencias, yo no las tuve, siempre me supe un ser muy feliz, entré en esa dinámica, pero sí me he dado el permiso de analizar de dónde, por qué, etc... me doy cuenta de qué manera un ser un humano a través de sus pensamientos y entorno, a través de cómo maneja su energía, puede acceder a ese estado y la intensión de estas conferencias es compartir eso, te das cuenta que entre más gente feliz en el mundo más fácil la convivencia, y no es que nunca se enojen, yo me enojo y fuerte, pero no es eso, es la rapidez con la que puedes regresar a al paz, a ese estado de bienaventuranza”.

Lizaldi, que se ha dedicado a la industria del entretenimiento desde hace 20 años, cree que no importa a lo que uno se dedique, puede ser feliz porque “la felicidad es una energía más dispuesta”. En ese sentido, para ella es fácil ser feliz a pesar de su profesión. “El personaje que hago puede sufrir muchísimo y yo estar feliz, pero dentro del escenario sé dónde va a dolor, hay cosas que por supuesto duelen en el momento, pero lo que no combina con ser feliz es el sufrimiento, y el sufrimiento es una lección, no puedes evitar que algo te duela, pero que estés sufriendo por eso todo el tiempo sí es una elección, es un condicionamiento y lo puedes romper, porque viene a partir de un patrón, y ese patrón sí lo puedes cambiar.

Las oyentes no dejaron de reírse con las aventuras y consejos de Lizaldi.

“Yo podría tener esta personalidad simpática y brincadora y no ser feliz, eso es un tema. A veces lo confundimos, decimos ‘ay mira se ríe todo el día, es muy feliz’ y no lo es, está comprobado, hay gente que se suicida porque sufre depresión y tiene esta personalidad chistosa, no tiene que ver una cosa con la otra, es un estado personal desde el cual te mueves, de esta alegría, de saber que las cosas no son permanentes y te da la paz, una persona con energía positvia va a saber que si le pasa algo no es pemanente, todo tiene una salida”.

Equilibrio físico y metal

Cuidar el estado físico como el mental es de suma importancia para Claudia, “es un equilibrio, no puedes pensar que desde un cuerpo enfermo vas a poder manifestar tu mejor versión”. La actriz piensa que al ser vegano sí se facilita esa felicidad y equilibrio. Ella, a quien siempre se le ve en constante movimiento y cumpliendo con varios proyectos a la vez, ha confesado que su ritmo de vida es muy intenso y que por eso le sirve mucho tener una rutina por las mañanas (muy temprano), “es una hora u hora y media que la disfruto muchísimo”, en donde se da el tiempo de meditar, hacer yoga, tomarse un té... “es mi remanso y donde me recargo”. Pero por otro lado, hay ocasiones en las que está dispuesta a salirse de la rutina, “es de hacerlo constante, pero no enfermo”.

En conferencia y en la charla con esta casa editorial, quiso recomendar el libro “El Club de las 5 de la Mañana” de Robin Sharma: “Este libro que leí me cambió la vida, como muchos libros que me han encantado en su momento, pero más que recomendarles un título en específico, es recomendarles que lean, en general, hasta una novela, porque una novela te va a generar muchas imágenes en el cerebro, entonces está estimulando el lado creativo de tu cerebro, y una persona creativa resuelve los problemas muy fácil”. Lizaldi ha publicado libros como “Un Abrazo Para Mamá” y “Puro Corazón”.

Al preguntarle que cuáles son los proyectos en los que trabaja, nos compartió una extensa lista: Es parte del programa “Cuídate de la Cámara”, participará en el Tulum Veg Fest, será la la directora del Vegan Fashion Show, trabaja en Mamá Natural “con un montón de proyectos”. Además “estoy en la pre producción de una serie y viene una película que me encanta para este año, y acabo de terminar teatro que es ‘Extraños en un Tren’, que estuve desde que mi hija tenía cuatro meses, y está a punto de cumplir cuatro años”, agregó.

Para finalizar, compartió que se queda “con las caritas sonrientes (público) y saber que nos vamos transformando unas a otras”.