AP
El estelar de los Dodgers tuvo una sesión de 20 lanzamientos, la cual cumplió sin repercusiones

Clayton Kershaw se paró en un montículo y lanzó 20 bolas rápidas en dirección a Russell Martin el lunes por la mañana, un ejercicio ligero que representó la primera sesión de bullpen del zurdo en casi tres semanas. Kershaw simplemente lo describió como “un buen paso de avance”, pero el veterano entrenador de pitcheo de los Los Ángeles Dodgers Rick Honeycutt llegó a llamarlo “excelente”, expresando algunas de las esperanzas que aún sonaban en toda la organización.

“Kershaw sin dolor va a ser un gran Kershaw”, dijo Honeycutt. “Se ha estado sintiendo bien y ha lanzado la pelota, y se mostró hoy, simplemente una mecánica de pitcheo agradable y suave, sin exagerar”.

Kershaw, que no había lanzado desde un montículo desde el 20 de febrero, se está recuperando de una inflamación del hombro que aparentemente lo desconcertó y finalmente lo hizo retroceder. La última sesión, según Honeycutt, se llevó a cabo con una intensidad del 80 por ciento, básicamente dividida entre el windup y el estiramiento. Kershaw espera volver a subir a un montículo en un par de días e incorporará lanzamientos rompientes “muy pronto”, pero aún no se sabe cuándo, o si, aparecerá en un juego oficial de entrenamiento de primavera.

No se ha descartado que el 28 de marzo, Kershaw pueda extender a nueve su racha de aperturas en el Día Inaugural, aunque es obvio que para entonces no estará completamente listo.

El gerente de los Dodgers, Dave Roberts, dijo que es “una posibilidad” que Kershaw y Walker Buehler, la estrella en ciernes que ha jugado poco como medida de precaución, puedan realizar sus primeras aperturas programadas de la temporada regular, incluso si solo están para lanzar cuatro o más entradas para ese entonces.

“Pero todavía tenemos que estar en la misma página con los dos muchachos y ver si tiene sentido para ellos”, dijo Roberts. “Tienen que creer en eso, sentirse bien al respecto, y nosotros también”.

Los Dodgers necesitan a Kershaw para hacer un progreso constante, pero no lo apurarán. Honeycutt ha estado al lado de Kershaw durante toda su carrera en las grandes ligas. Sabe que el competidor en él podría luchar para estar listo para el inicio de la temporada, pero Honeycutt también cree que Kershaw tiene la suficiente experiencia como para ser prudente.

Cuando le preguntaron si el Día de Apertura le importaba, Kershaw dijo: “Sí y no”.

Sí, porque le gustaría mantener su racha activa. No, porque entiende la importancia de evitar nuevos contratiempos.

AP

Kershaw ha pasado cada una de las últimas tres temporadas en la lista de lesionados con una dolencia relacionada con la espalda. Logró una efectividad de 2.73 y un WHIP de 1.04 en 161 1/3 entradas en temporada regular el año pasado, pero su bola rápida bajó a los 90 mph y su slider comenzó a tomar las características de un cortador, haciendo que los dos lanzamientos sean casi indistinguibles uno de otro. Eso condujo a la peor tasa de contacto (7.8) e índice de ponches (8.6) desde el año de novato de Kershaw en 2008.

Kershaw, ocho días después de cumplir 31 años, regresó a los Dodgers con una extensión de tres años y $93 millones, luego entró a la temporada baja con la esperanza de agregar más vida a su bola rápida y más profundidad a su slider.

Kershaw sin dolor va a ser un gran Kershaw. Se ha estado sintiendo bien y ha lanzado la pelota, y se mostró hoy, simplemente una mecánica de pitcheo agradable y suave, sin exagerar”.
Rick Honeycutt, coach de pitcheo de los Dodgers.

Todavía es demasiado pronto para saber si puede, pero Honeycutt puede ver cómo.

“Lo ha hecho durante mucho tiempo”, dijo Honeycutt. “Cuando su brazo está en la posición correcta y está lanzando correctamente, con la velocidad adecuada del brazo, todos sus lanzamientos funcionarán como él quiere que funcionen”.

Kershaw se colocó oficialmente en la lista de lesionados con tendinitis del bíceps y molestias en la espalda baja en 2018, pero Honeycutt aludió a un dolor en el hombro que podría haber hecho que Kershaw se compensara cambiando ligeramente la salida de su brazo, lo que finalmente afectó la velocidad y el movimiento de sus lanzamientos.

“Cuando tienes una pequeña molestia, especialmente en el hombro, terminas encontrando el lugar que puedes lanzar, y eso es lo que hizo el año pasado”, dijo Honeycutt. “Creo que lanzó con lo que tenía ese día y compitió, y compitió muy bien, pero al mismo tiempo, tal vez no estaba en su mejor lugar”.

Todavía es temprano, pero Honeycutt notó una mecánica que fue “fluida y limpia” el lunes. La esperanza es que Kershaw pueda repetirlo, luego incorporar sus lanzamientos rompientes de manera efectiva, luego responder favorablemente a los bateadores enfrentados nuevamente, y luego navegar por su primera temporada sin lesiones en cuatro años.

Kershaw no se está adelantando a sí mismo. “Fue un buen día”, dijo, “y tomaré eso ahora mismo”.