Fiesta. Leones de Saltillo y Arteaga acudieron hasta la colonia Ampliación Margaritas, al poniente de la ciudad, para llevar ayuda y comida a los JESÚS PEÑA
Integrantes de dos clubes de Leones atienden el llamado de ayuda en favor de migrantes albergados en un tejabán de lámina y madera.

Integrantes de los clubes de Leones Saltillo El Sarape y de Leones Arteaga, acudieron en auxilio de los más de 28 migrantes refugiados en un tejabán de la colonia Ampliación Margaritas.

El grupo de voluntarios del chaleco amarillo llegó hasta este sector irregular, al que se accede por un camino de tierra que conduce hasta un cerro, para entregar despensa, ropa y artículos de limpieza.

“Tenemos un lema que dice “donde hay una necesidad, hay un león” y entonces, en colaboración con todos mis compañeros del Club unimos nuestros lazos de hermandad que tenemos con el Club de Leones Arteaga y vinimos a traer un poquito de ayuda, sabemos que todo esto de alguna manera va a servirles, va a ser benéfico para todos. Esperemos sea de su provecho y trataremos de estar al pendiente de ustedes. Les deseamos, de corazón, que logren sus objetivos y si van a continuar su camino, que Dios los bendiga”, dijo Kelly Elizabet Torres Delgado, secretaria del Club de Leones Saltillo El Sarape. 

Ayuda. Ropa y artículos de limpieza fueron entregados.

AGRADECEN APOYO

Durante la visita, Glenda Troches Matute, la mujer hondureña que abrió las puertas de su tejabán para alojar a más de 28 centroamericanos que en su tránsito a Estados Unidos han sufrido desde accidentes en “la bestia”, hasta secuestros por parte de crimen organizado, aprovechó para agradecer al Club de Leones Saltillo El Sarape y Club de Leones Arteaga los apoyos recibidas.

“Que Dios los bendiga y los guarde y gracias por el apoyo que nos han dado, nos escucharon, Dios los siga bendiciendo. Esperamos que la gente nos siga apoyando para seguir ayudando a más migrantes, para mantener este albergue que les hemos prometido”, dijo.

Al final, los miembros de ambos clubes realizaron una oración para pedir al Creador por las personas que han huido de la pobreza y la violencia en sus países, en busca de un futuro mejor.

“Ustedes están en los ojos de Dios y yo creo que Dios en su corazón y en su infinito amor les ha traído esta provisión. Que le sigan hablando y le sigan clamando porque el Señor les va a dar mucha bendición a través de mucha gente”, dijo Guadalupe Medina Fernández, la presidenta del Club de Leones Saltillo El Sarape. 

Camaradería. Los leones compartieron el pan y la sal con los huéspedes venidos desde Centroamérica.

 

“Tú sabes Padre Santísimo que tus hijos vienen dejando familias, sus países, porque desean una vida mejor. Ayúdalos Señor a que consigan el propósito que ellos tienen. Como mexicanos los recibimos con los brazos abiertos”, clamó Kelly Torres. 

Del mismo modo ambos clubes de servicio ofrecieron un refrigerio a los migrantes, quienes mostraron su beneplácito y agradecimiento con la obra de los leones.

“Gracias de parte de todos los migrantes que vienen acá, van a pasar por esta casa y a recibir su ayuda. Bendiciones para todos”, dijo Kevin García, un migrante hondureño que aún no se repone del susto de haber sido secuestrado en Piedras Negras.  

El pasado 7 de noviembre VANGUARDIA publicó una nota sobre una hondureña, Glenda Troches Matute, que hizo de su tejabán, en la colonia Ampliación Margaritas, un refugio para migrantes, hecho que ya ha atraído la atención de la prensa internacional.