Miguel Riquelme, Gobernador de Coahuila / Foto: Twitter
El gobierno estatal lanzaría programas emergentes para apoyar a los trabajadores que pudieran ser suspendidos

Ante la situación de General Motors en Estados Unidos, Coahuila se mantiene en alerta,  y de ser necesario, el Gobierno del Estado lanzaría programas emergentes para apoyar a los trabajadores que pudieran ser suspendidos de sus labores en esa empresa, anunció hoy Miguel Ángel Riquelme Solís.

El Gobernador de Coahuila indicó que su administración se mantiene en contacto con la armadora automotriz por medio del Secretario de Economía, Jaime Guerra Pérez, quien tiene comunicación  con los directivos en Ramos Arizpe y con el sindicato, con el objetivo de atender el problema.

VANGUARDIA publicó hoy que mientras las negociaciones en Estados Unidos para levantar la huelga en General Motors han empeorado, en Coahuila se confirmó que una parte del complejo de la armadora inició un paro técnico.

Se informó que las pláticas para reactivar los trabajos estarían trabadas por la preocupación de los trabajadores por la creciente producción de GM en México.

“Hay una realidad dentro del paro que tiene la General Motors en Estados Unidos, pues se ven afectadas algunas líneas de producción en la entidad, esperamos que pronto lleguen a una solución, pero de cualquier forma nosotros vamos a estar en contacto con la empresa, para poder tomar acciones en caso de que sea necesario”, dijo Riquelme Solís.

“Coahuila tiene le necesidad de varios puestos dentro de los empleos generados aquí a nivel local y creo que podemos enlazar muchas cosas y también lanzar programas emergentes para en un dado caso, que la huelga tome algún tiempo, al menos apoyar a los trabajadores que por alguna causa van a estar suspendidos de su actividad”, añadió.

Admitió que, sin lugar a dudas, habrá un impacto en el Estado por esta situación, pero confió que en estos días se pueda solucionar el paro en Estados Unidos.

“Sí estamos ahorita en alerta por el tema de General Motors, pero no nos vamos a quedar con los brazos cruzados; de entrada, les comento que estoy valorando un apoyo, si es que los obreros tienen que aguantar algún tiempo la decisión.

Y si son despedidos ya de manera formal, canalizarlos de manera inmediata porque es gente que tiene mucha capacidad dentro de la manufactura, que estoy seguro serán contratados de manera inmediata; no es un caos, sí nos pone en alerta, pero en cuestión de empleo, Coahuila tiene mucha más oportunidad y ofrece también distintas opciones”, expresó.