En 2018, México ocupó el primer lugar en Latinoamérica y el segundo en el mundo en tasa de embarazos de niñas y adolescentes después de Estados Unidos

Violencia sexual, relaciones sin protección o por matrimonios forzados son las razones por las que México ocupó el primer lugar en Latinoamérica y el segundo en el mundo en tasa de embarazos de niñas y adolescentes después de Estados Unidos en 2018.

A nivel mundial, la tasa de embarazo precoz fue de 42.54 nacidos vivos por cada 1,000 mujeres entre 15 y 19 años en 2017, según datos del Informe Perspectivas de Población Mundial de la División de Población de las Naciones Unidas. México superó la media con 60 nacidos por cada 1,000 mujeres entre 15 y 19 años.

Nigeria, Mali y Chad fueron los países con las tasas de embarazo precoz más altas con 187, 169 y 161 nacimientos por cada 1,000 mujeres de ese grupo de edad.

Las mejores tasas fueron obtenidas por República Democrática de Corea, República de Corea y la Región Administrativa Especial de Macao en China con 0, 1 y 2 nacimientos por cada 1,000 mujeres de ese grupo de edad respectivamente, países con estrictas políticas de control de natalidad.

Según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en 2018 Coahuila, Guerrero y Chiapas obtuvieron las mayores tasas de embarazo adolescente, con 24.1, 23.1 y 22.6 nacimientos registrados por cada 100 mil mujeres entre 10 y 17 años de edad.

En contraparte, la Ciudad de México, Oaxaca y Quintana Roo registraron tasas de 11.1, 13.6 y 14.1 nacimientos por cada 100 mil mujeres entre 10 y 17 años de edad.

A partir de 2015 y hasta 2018, el país en general registró una tendencia a la baja en los casos de embarazo adolescente, incluyendo a los estados con mayor registro como resultado de la aplicación de programas la Estrategia Nacional para Prevenir el Embarazo No Planificado (ENAPEA), a partir de 2014, la cual logró reducir de 77 nacimientos por mil bebés, en 2014 a 70.5 por mil recién nacidos vivos, en 2018.

La asociación entre el número de casos de embarazo juvenil y los jóvenes que pasan de primaria a secundaria es alta a nivel nacional, con una correlación matemática de -0.61. Se observó que los estados con más casos de embarazo juvenil también son aquellos en donde menos niños pasan de la primaria a la secundaria.

Esta correlación entre embarazo adolescente y niños que pasan de primaria a secundaria (absorción escolar) se puede observar en Chiapas y Guerrero, ya que también se posicionaron en el último con 93% y 95% de niños que egresaron de la primaria e ingresaron a secundaria.

La Ciudad de México y Oaxaca se ubicaron como las entidades con menor embarazo adolescente y registraron el mayor número de estudiantes que pasan de primaria a secundaria con cifras del 100%.

En Ciudad de México la tasa de embarazo, la entidad ha sido una de las entidades junto a Querétaro y Guadalajara que más presupuesto ha destinado más presupuesto al programa “Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes” del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), según datos del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

Oaxaca, fue una de las primeras en implementar la ENAPEA a través del Grupo Interinstitucional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (GIPEA), el cual se instaló en esa entidad el 12 de junio de 2015. En febrero de 2019, el Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (GEPEA), ente creado para la implementación de la estrategia llevó a cabo su primera sesión ordinaria para para presentar un Plan Piloto para la prevención del embarazo precoz en municipios estratégicos de la entidad.

De acuerdo al Módulo de Trabajo Infantil (MTI) del INEGI, Guerrero se posicionó como la entidad con la mayor tasa de niños que no asisten a la escuela debido a embarazo, matrimonio, unión o motivos familiares. La entidad registró 13.2 niños de entre 5 y 17 años que no asisten por cada mil habitantes en este rango de edad.

Entre los 5 lugares con menor abandono se ubicaron Querétaro, Estado de México, Ciudad de México, Zacatecas y Puebla, pese a que esta última se posicionó entre las entidades con mayor embarazo adolescente.

En septiembre de 2019, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) anunció que otorgará apoyos económicos a madres entre 12 y 18 años que son o se convertirán en madres de familia que no pudieron completar su educación a través del Programa de Beca de Apoyo a la Educación Básica de Madres y Jóvenes Embarazadas 2019.

Entre 2015 y 2017 la entidad poblana registró una disminución en embarazo adolescente al pasar de 22.2 a 20 nacimientos de madres adolescentes. También registró un descenso en la cantidad de niños que no asisten a la escuela al pasar de 6.11 a 4.81 niños, respectivamente.

El mismo MTI también colocó en 2017 a Puebla entre las 10 entidades que más colocan apoyos a niños de entre 5 y 17 años de edad, con 547 niños que recibieron alguna beca educativa o que se beneficiaron de algún programa gubernamental (despensas, comedores comunitarios, asistencia médica, entre otros) por cada mil.

Coahuila se encuentra entre los estados con mayores casos de embarazo adolescente. A su vez, es la entidad en la que menos apoyos otorga, la que recibe menos estudiantes a nivel secundaria y en donde menos niños asisten a la escuela. Esto a pesar de contar con los mismos niveles de desarrollo de Ciudad de México según datos del INEGI.

Ante esta situación, en 2019 el Pleno del Legislativo aprobó reformas a la Ley de Asistencia Social y Protección de Derechos del Estado de Coahuila, para impulsar acciones preventivas en esta materia, promover medidas de atención para las jóvenes embarazadas y madres adolescentes, y garantizar que el embarazo o la maternidad en mujeres que aún son adolescentes no sea motivo de abandono de sus estudios.