Foto: Especial
Afirmaron que la reforma viola los acuerdos internacionales y también representa un regreso al pasado al favorecer las emisiones de gases de efecto invernadero

Un grupo de jóvenes y organizaciones ambientales informaron este jueves que presentarán un amparo contra la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, por considerar que viola su “derecho a un medio ambiente sano”.

En un comunicado, afirmaron que la reforma viola los acuerdos internacionales y también representa un regreso al pasado al favorecer las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

“El sector eléctrico, por la tecnología y las inversiones existentes, es el sector con el que nuestro país podría contribuir en mayor medida al esfuerzo internacional para frenar a tiempo el calentamiento del planeta”, expusieron.

Los colectivos ambientales aseguraron que el Estado Mexicano está obligado a llevar a cabo acciones de mitigación y adaptación a la crisis climática, ello “implica implementar una política energética que favorezca la sustitución gradual de los combustibles fósiles por energías renovables”, denunciaron.

Criticaron que la votación en el Senado tuvo lugar en un sólo día y sin la participación de expertos a través de un Parlamento Abierto, porque se trataba de una propuesta impulsada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

“Queremos y exigimos tener bienestar y calidad de vida, tener la posibilidad de planear a futuro, de no tener miedo a empezar una familia, de estar sanos para construir el México que vemos en nuestros sueños y en nuestros proyectos de vida”, manifestaron.

El pasado miércoles, el Senado de la República aprobó por 68 votos a favor y 49 en contra, la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que envió el presidente López Obrador.

La modificación daría prioridad de despacho a la electricidad de las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por encima de las centrales privadas de energías renovables.

También cambiaría las reglas de los Certificados de Energías Limpias (CEL) y eliminaría la obligatoriedad de las subastas eléctricas en las que pueden participar las empresas privadas para abastecer a la CFE.