Foto: Tomada de Internet
Exigen resultados concretos de las investigaciones sobre los homicidios y las desapariciones forzadas provocadas por grupos delictivos en Coahuila

La disculpa pública ofrecida ayer por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y por el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, a familiares de personas desaparecidas en Coahuila, no resuelve el problema, puesto que se debe dar prioridad a las investigaciones, las búsquedas y las identificaciones.

En esos términos se expresó la señora Silvia Ortiz, vocera del Grupo Víctimas por sus Derechos en Acción (VIDA), quien dijo que más que una disculpa pública de los gobiernos federal y estatal, los colectivos de personas desaparecidas están exigiendo resultados de las investigaciones sobre los homicidios y las desapariciones forzadas provocadas por grupos delictivos.

Comentó que la disculpa es solo “una palmadita en la espalda a los colectivos de personas desaparecidas que se produce de manera tardía, cuando se deben privilegiar las búsquedas e identificación de los cientos de cuerpos enviados a la fosa común.

Explicó que las autoridades primero debieron garantizar que no se vuelvan a cometer delitos de este tipo y presentar resultados de sus investigaciones con detenidos, ya que las familias víctimas lo que quieren son muestras claras de que se está actuando.

En La Laguna, los colectivos de búsqueda de desparecidos tienen cuatro años recabando restos óseos en cementerios clandestinos y todavía no hay fecha de que puedan ser analizados e identificados, porque no se tiene la capacidad, “pero ya se tiene una disculpa pública”, refirió.

La activista manifestó que respeta a las familias que aceptaron la disculpa por la masacre de Allende, pero como organización rechaza el acto al considerarlo una simulación de que se está actuando.