Fotos: Especial
¿Has pensado en darle un aire nuevo a tu casa para esta primavera? Es un buen momento para inspirarse; y es que esta temporada viene cargada de colores y combinaciones muy interesantes. Desde apuestas arriesgadas en rosas y morados hasta tonos clásicos que harán de tu casa un lugar a la última. Checa estas propuestas y atrévete a cambiar la pintura de tus paredes, la colcha de la cama o incluso tus cortinas

Desde que Pantone nos propuso el ultra violet para el 2018 las incursiones en moda y decoración, entre otros, no se han hecho esperar; y es que el Ultra Violet en interiores puede transformar una estancia en un espacio con una extraordinaria expresión propia, o por contra, su brillo puede suavizar una estancia con combinaciones modernas y tenues. Ultra Violet añade chispa y brillo, y llama la atención sobre un sofá mullido, una obra de arte o una pared.

Ultra Violet es un color capaz de llevarte en múltiples direcciones y de comunicar una idea en cualquier espacio, ya sea tradicional, elegante o de inesperada audacia. 

Puedes pintar las paredes de Ultra violet, incluir diferentes cuadros con este tono o bien decantarnos por el textil; cambiar el textil de una estancia puede hacer que se transforme por completo. Una opción económica y efectiva a partes iguales. 

Además, existen muchas combinaciones posibles, pues lo cierto es que esta temporada vas a encontrar un gran repertorio de colchas, fundas para cojines, cortinas o incluso accesorios y complementos para el baño.

Navy y tierra para una decoración Mediterránea

Ya hace tiempo que el navy nos conquistó. Un tono fuerte, con carácter, capaz de dar personalidad absoluta a cualquier estancia. Sabemos que se trata de una apuesta arriesgada, por tanto, el navy siempre hay que usarlo con control. Si optas por pintar una pared con este color, siempre es bueno contrarrestar su fuerza con tonos más neutros en el resto de la decoración.

La combinación de navy con tonos tierra te acerca al estilo mediterráneo. Es una excelente opción para dormitorios o incluso para salones. Siendo un color tan potente, no parece mala idea usarlo en accesorios, como en cortinas o cojines. Así, además, también podemos optar por los estampados, algo que también es tendencia esta primavera, tanto en textiles como en papel pintado, por ejemplo.

Amarillos y blancos para dar alegría

Fuera supersticiones, el amarillo está de moda y ha venido para quedarse. No cualquier amarillo, no te dejes arrastrar por la euforia primaveral. Si quieres acertar, opta por el amarillo mostaza. 

Puedes verlo en sofás, en alfombras y en papeles pintados para las paredes, aunque quizá en cortinas para tus ventanas sea como más partido le puedes sacar. Intenta el amarillo mostaza con blanco, ya que, aunque es un color muy alegre, puede ser chocante. Con el blanco, o los tonos más claros como el beige, puedes restar dramatismo e intensidad a la decoración, dejando así que el mostaza en textiles o en alguna pieza concreta, se convierta en el foco decorativo de la habitación.

Grises y azules para ambientes con sabor a vintage
El gris y azul pueden ser dos aliados de lo más interesantes. Nos gustan, para decorar aquellas casas que elijan el estilo vintage. Por ejemplo, en azulejos hidráulicos puede ser una combinación ganadora 100%, aunque tampoco puedes descartarlo en otros productos como el papel pintado.

Ambos se sentirán cómodos si buscas muebles blancos, aunque no hay problema alguno en emplear un textil un poco más arriesgado o incluso en apostar por una moqueta color gris.

Morado y rosa para una decoración rompedora

Si el negro y el naranja te parecían poco llamativos, sin duda, debes quedarte con esta última combinación. El morado y rosa pueden transformar cualquier estancia en un lugar mágico lleno de fuerza y personalidad. Si quieres usar cualquiera de estos dos colores en paredes, deja el otro para los muebles, por ejemplo, siempre es bueno apostar por pintura mate, nada de brillos. Ten en cuenta que son colores realmente potentes, si además les das brillo quizá estás sobrecargando las estancias.

Negro y naranja, arriesga y gana

Siempre es recomendable no cargar las estancias con colores llamativos, pero ¿y si lo que quieres es precisamente crear una decoración impactante? Para gustos colores, nunca mejor dicho. Una buena opción de decoración impactante siempre pasará por el negro, que además aporta elegancia. El naranja, por su lado, es capaz de dar vitalidad al mismo tiempo que crea rincones cálidos. El negro y el naranja pueden unirse siendo tonos realmente interesantes para estancias de estilo étnico.

Blanco para ampliar

Para lograr un mejor resultado al pintar los muros de una casa pequeña, hay que considerar la luz con la que cuenta y los colores que mejor funcionan. El blanco es el mejor color para ‘agrandar’ estos ambientes, y los azules y verdes para hacerles contraste.

Para crear la sensación de amplitud en viviendas de reducido metraje son recomendables todas las variedades del blanco para recubrir las paredes.

Puedes aplicar un blanco sobre todas las paredes y, con otro blanco, recubrir las puertas de los clósets y los marcos de las ventanas.

El uso del blanco tiene mínimas posibilidades de error, porque crea un efecto de amplitud debido a que este color refleja más la luz.

Trata de cubrir las ventanas con cortinas de poco vuelo.

En cuanto a los muebles, si tienes un sofá principal muy pesado, tapízalo en tonos crudos. Pero si quieres color en tus muebles, trata de que el estampado de los mismos tenga motivos pequeños.

La vida en negro y gris

El gris es el nuevo blanco, o eso dicen. Quizá por su versatilidad a la hora de combinarlo con otros colores, con cualquier otro color, la verdad. El gris es genial con rojo, con naranja o con azul, pero lo cierto es que, con el negro, conseguirás una combinación elegante con cierto toque industrial que te encantará.

Recuerda que el negro siempre resta luz a los ambientes. Por tanto, si no cuentas con estancias muy iluminadas de forma natural, o bien optas por grandes lámparas de techo o bien lo dejas para elementos más pequeños, como sillas o mesas bajas. 

El gris, tampoco hay que perderlo de vista. Si quieres usarlo para pintar grandes superficies, una buena opción es optar por grises más ligeros, como el gris perla.

A VOLAR

El cambio de estación provoca que aves de todos los pelajes se incluyan en la decoración, una manera de conseguir que la imaginación vuele hacia el exterior.

En vajillas, lámparas, textiles, cuadros o papel pintado, las aves inundan la decoración para hacernos sentir que flora y fauna están en plena ebullición.

La sabana africana y la profusión de plantas y colores de la selva brasileña se cuelan en habitaciones infantiles, comedores o salas de estar, con todo tipo de colorido, desde los pasteles a los más intensos.

ABRE LAS ALAS

Cigüeñas, colibríes, tucanes, pelícanos y papagayos campan a sus aires por la decoración donde baten sus alas como si volaran con total libertad en su hábitat natural, una manera de dar la bienvenida al buen tiempo y una señal de independencia que nos invita a buscar en el interiorismo a la naturaleza.

LA IMAGINACIÓN VUELA

Nada mejor para hacer volar tu imaginación, para inventar juegos e historias, para descansar y crear, que iluminar un espacio con un papel pintado en rosa con hojas de palma, sobre la que se posan papagayos que también lucen con las alas abiertas posados en el aire, fijos y divertidos.

También para el baño hay papel pintado que te remite a referencias exóticas, donde la bañera y los lavabos se arropan con vegetación y pájaros de lugares lejanos en seda bordada. 

Las paredes también se llenan de bellos pavos reales retratados para dar color y reinventados para añadir un elemento de creatividad. Pero también estallan de color sobre la tapicería de una butaca, con un textil desde el que lanza una mirada desafiante.

La decoración se lanza al vuelo para ver quién llega más alto.