Foto: Pixabay
Su tasa metabólica determina qué tan rápido usted quema las calorías, y eso puede influir en qué tan rápido pierde peso

Tras los 25 años de edad, el metabolismo se ralentiza de forma natural en hasta un 5 por ciento cada década. Entonces, si come la misma cantidad en la cuarentena que en la veintena, aumentará de peso, sobre todo si hace menos ejercicio y pierde músculo.

Además de entrenamiento con pesas para mantener el músculo, estos consejos del Consejo Americano del Ejercicio (American Council on Exercise) pueden ayudar.

Realice comidas bien espaciadas a las mismas horas cada día. Esto permite que su cuerpo sepa que puede esperar combustible a intervalos regulares, y evita que conserve calorías y añada reservas de grasa.

Reducir las calorías es importante si necesita perder peso, pero reducir su ingesta a niveles de inanición también pone a su cuerpo en modo de conservación, yralentiza el metabolismo. En lugar de acelerar la pérdida de peso, la inanición en última instancia hace que sea más lenta. Y por eso es tan fácil recuperar el peso perdido cuando comienza a comer de forma normal: el metabolismo tiende a permanecer lento.

La deshidratación puede conducir a una reducción de hasta un 2 por ciento en la cantidad de calorías que quema, así que beba al menos 8 vasos de agua a lo largo del día, e incluso más cuando sude mucho.

Tenga cuidado con el alcohol. Además de añadir calorías vacías a la dieta, procesar el alcohol hace que el hígado deje de quemar grasa.

 También tenga en cuenta la leche y otras opciones lácteas por su calcio, un mineral implicado en el metabolismo de la grasa. Los lácteos también suministran suero y caseína, unas proteínas que ayudan a aumentar y conservar el músculo. Recuerde que mientras más músculo tenga, más calorías conlleva mantenerlo.

 Por último, mantenga estables a las hormonas que regulan el hambre y la saciedad durmiendo lo suficiente, al menos 7 horas por noche. De otra forma, quizá encuentre que tiene antojos de alimentos azucarados, grasos y almidonados. Además, si se priva del sueño de forma regular, su cuerpo quizá no queme calorías con eficiencia.