Foto: Especial
La ansiedad se agudizó entre la población en la pandemia, se trata de enfrentar miedo aparentemente sin motivo. Aprenda a reconocer los síntomas y sugerencias para colaborar con quien padece esta situación

Sin todos nos preocupamos y nos asustamos, sin embargo, las personas con ansiedad pueden sentirse consumidas por el miedo a cosas que pueden parecer irracionales a los demás. Puede ser difícil relacionarse con estas preocupaciones y, como resultado, mucha gente no sabe cuál es la mejor manera de ayudar a alguien con ansiedad.
“La gente suele despreciar a las personas que sufren ansiedad”, afirma el doctor Joseph McGuire, psicólogo pediátrico de Johns Hopkins Medicine, en un artículo al respecto de esta institución. “Con otras enfermedades médicas, se pueden ver los síntomas físicos. Pero en el caso de la ansiedad, no se ve necesariamente con qué está lidiando la persona. Así que es importante ser sensible a lo que la persona con ansiedad está pasando, incluso si no tiene sentido para ti”.
Ver a un ser querido cuando sufre ataques de pánico y enfrentarse a la ansiedad cada día, es angustioso, pero hay cosas que puedes hacer para ayudar. Comienza por reconocer los signos de preocupación excesiva y comprender las mejores formas de apoyar a tu ser querido.

Reconozca los signos de ansiedad

La salud mental en nuestro país es un tema que con la pandemia se incrementó considerablemente, en su sitio, la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica argumenta que “en tiempos del coronavirus basta recordar que tan solo entre el 25 de mayo y 11 de junio del 2020, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recibió mil 379 peticiones de atención e información telefónica a través de su Plan de Acción en Salud Mental”.

Además de que según la Secretaría de Salud (Ssa), alrededor de 15 millones de mexicanos padecen un trastorno mental, con la depresión y trastornos de ansiedad como los diagnósticos más comunes.

Los síntomas varían de una persona a otra, pero pueden dividirse en tres categorías:

Síntomas físicos

Aturdimiento

Sudoración

Náuseas

Sensación de nerviosismo y/o inquietud

Falta de aliento

Diarrea

Fatigarse con facilidad

Pensamientos ansiosos

Las personas con ansiedad suelen tener patrones de pensamiento tales como:

Creer que ocurrirá lo peor

Preocupación persistente

Pensamiento de todo o nada

Sobregeneralización (hacer suposiciones generales basadas en un solo evento)

Comportamientos ansiosos

Quizá lo que más note sean los comportamientos de su ser querido. Los comportamientos de ansiedad más comunes son

Evitar situaciones o eventos temidos

Búsqueda de tranquilidad

Cuestionamiento de la situación

Irritabilidad y frustración en situaciones temidas

Acciones compulsivas (como lavarse las manos una y otra vez)

Saber lo que NO hay que hacer

Las respuestas típicas a una persona con ansiedad suelen ser poco útiles. Estas son las acciones que debe evitar:

No permitir

Es común querer ayudar a su ser querido a evitar situaciones dolorosas saliendo de su camino para eliminar la causa de la preocupación. “En la superficie, esto parece muy considerado y dulce”, dice McGuire en el artículo. “Pero la ansiedad no suele desaparecer. Con el tiempo, si las personas evitan continuamente enfrentarse a situaciones difíciles, la ansiedad crece y las peticiones especiales de adaptación se hacen más grandes”.

Si continúa modificando su comportamiento o el entorno para adaptarse a la ansiedad de su ser querido, esto puede permitir involuntariamente que la ansiedad persista y crezca. Evitar las situaciones difíciles no da a su ser querido la oportunidad de superar sus miedos y aprender a dominar la ansiedad. Por el contrario, hace que su mundo se reduzca a medida que lo que puede hacer se vuelve más y más limitado por su creciente ansiedad.

No fuerce la confrontación

Por otro lado, tampoco es bueno forzar a una persona a hacer algo que le da miedo. “Tratar de empujar a alguien que no está preparado puede dañar esa relación”, advierte McGuire. Aprender a superar la aprensión profunda es un trabajo que se realiza mejor en colaboración con un terapeuta profesional. Esto te quita la carga de encima. Además, capacita a tu ser querido ayudándole a enfrentarse a sus miedos paso a paso con la orientación de alguien con experiencia.

Utiliza consejos sobre la ansiedad que funcionen

Las respuestas basadas en el amor y la aceptación, y el deseo de que su ser querido mejore, son las piedras angulares para ayudar a alguien con ansiedad. Considere los siguientes enfoques:

Proporcione validación

Muchas cosas diferentes pueden hacer que las personas se sientan ansiosas. Decir algo como “No puedo creer que te alteres por algo tan pequeño” menosprecia la experiencia de una persona. En su lugar, pregunte a su ser querido cómo puede proporcionarle apoyo en los momentos difíciles.

“Lo que hace que una persona tenga miedo puede no ser gran cosa para otra", dice McGuire. "Su ansiedad no tiene que tener sentido para ti - es importante entender que lo que la persona está experimentando es real y requiere sensibilidad".

Expresar la preocupación

No es sencillo ver a un ser querido teniendo un ataque de ansiedad. “Pero en el momento, no hay mucho que puedas hacer para acortar la duración o bajar notablemente la intensidad de un ataque de pánico”.

“Cuando empiece a notar que su ser querido se retira de las actividades que solía disfrutar, no tiene que ocultar su preocupación. En cambio, puede ser útil acercarse a su ser querido de una manera cálida y positiva”, dice McGuire. “Puedes iniciar un diálogo diciendo que has notado ciertos cambios de comportamiento”.

Por ejemplo: “Oye, me he dado cuenta de que has estado evitando ir a [insertar lugar] y a otras reuniones. ¿Puedes compartirme el motivo del cambio?”. Luego, dependiendo de cómo se desarrolle la conversación, puedes preguntar si creen que necesitan algún tipo de ayuda o apoyo para hacer frente a su ansiedad.

Sepa cuándo buscar ayuda

Si la ansiedad de su ser querido empieza a impedir su capacidad para disfrutar de la vida, interactuar en la escuela, el trabajo o salir con los amigos, o si le causa problemas en casa, entonces es el momento de buscar ayuda profesional.

Anime a un ser querido a pedir una cita con un profesional de la salud mental. “Si se resisten, puedes recordarles que es solo una cita”, dice McGuire. “No significa que tengan que comprometerse a un tratamiento o a trabajar con ese terapeuta específico. En realidad es sólo un chequeo inicial, como un examen físico anual pero para su salud mental y emocional”.