Sigue siendo bastante complicado comprar en internet las mascarillas N95 y KN95, las referencias de la protección pandémica. (Glenn Harvey/The New York Times)
El cubrebocas más codiciado para mantenerse a salvo del COVID-19 es el conocido como N95, pues queda ajustado y tiene eficacia de 95% al filtrar partículas de aire, pero sabe buscar el genuino y adquirirlo por internet

Brian X. Chen

A un año del inicio de la pandemia de la COVID-19, comprar en línea una mascarilla médica de uso intensivo sigue siendo totalmente exasperante.

La mascarilla más codiciada para mantenerse a salvo de la COVID-19 ha sido la N95, la referencia de la protección pandémica, pues queda muy ajustada y tiene una eficacia del 95 por ciento al momento de filtrar las partículas del aire. Luego tenemos la KN95 de China, una mascarilla para profesionales de la salud, que también ofrece una muy buena filtración y es un poco más suelta.

Sin embargo, no ha sido nada sencillo comprar estas mascarillas en internet. Cuando la pandemia se desató el año pasado, de inmediato escasearon porque los profesionales de la salud y los gobiernos se apresuraron a obtenerlas. La demanda fue tan intensa que brotó un mercado paralelo para conseguirlas.

No obstante, incluso después de que han mejorado los suministros, a menudo no es fácil encontrar en línea las auténticas mascarillas N95 y KN95. Esto se debe a que hay pocos fabricantes de marca, así que puede ser difícil saber cuáles de las decenas de productores son confiables. Además, los falsificadores siguen inundando el mercado, incluso en sitios de confianza como Amazon.

Ahora que usar una mascarilla de uso intensivo es más importante que nunca, el resultado frecuente es la frustración. La semana pasada, las autoridades sanitarias a nivel federal enfatizaron la necesidad de que todos tuviéramos mascarillas ajustadas por las nuevas variantes del coronavirus que se están propagando con mayor velocidad.

“La gente no sabe qué es original, y no sabe qué proveedores son legítimos”, comentó Anne Miller, directora ejecutiva de Project N95, una organización sin fines de lucro que ayuda a las personas a comprar equipo protector en contra del coronavirus. “Hemos tenido ese problema desde el inicio de la pandemia”.

Hace poco, estuve horas comparando mascarillas en línea y casi compro un paquete de mascarillas falsas en Amazon. Por suerte, evité caer en la trampa y con el tiempo encontré mascarillas legítimas y de alta calidad con un minorista confiable en línea.

A lo largo del camino, aprendí a detectar bastante bien los anuncios de mascarillas fraudulentas y a eludir las reseñas falsas. Por lo tanto, a continuación, te diré cómo encontrar verdaderas mascarillas de grado médico que te mantendrán a salvo a ti y a tus seres queridos.

Elegir una mascarilla

Mi viaje comenzó en el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Ahí encontré gráficas con las mascarillas N95 y KN95 que ha probado la agencia, en las que se incluye la marca, el número de modelo y la eficacia de filtración.

Después de leer un poco, aprendí sobre los pros y los contras de los dos tipos de mascarillas. Las N95 suelen tener cintas que se amarran en la parte posterior de la cabeza, por eso son ceñidas. Pueden ser incómodas si se usan durante largos periodos.

Las KN95, que tienen la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos para ser usadas por profesionales de la salud en casos de emergencia, tienen asas para las orejas, por eso están apretadas pero son un poco más cómodas que las N95. La desventaja es que las KN95 dejan pasar un poco más de aire que las N95.

Si a menudo estás en zonas de alto riesgo como hospitales, las N95 podrían ser más apropiadas. No obstante, si solo necesitas una mascarilla protectora para darle un uso más casual, como un viaje ocasional al supermercado, las KN95 podrían bastar.

Después de hacer esta investigación, decidí que la mejor mascarilla para mis propósitos era una KN95 de Powecom, una marca china. La mascarilla obtuvo un 99 por ciento de eficacia de filtración en las pruebas de los CDC.

A partir de ahí, visité Amazon, donde compro todo durante la pandemia, desde la comida para el perro hasta baterías. En ese momento, se puso complicada la situación.

Cuidado con Amazon

Cuando escribí “Powecom KN95” en la casilla de búsqueda de Amazon, de inmediato, las mascarillas aparecieron con una calificación de 4.5 estrellas. Sin pensarlo, di clic en “Agregar al Carrito”.

No obstante, antes de pagar, me desplacé hacia abajo para leer las reseñas. Había unas 130, entre ellas un puñado de reseñas con una estrella de compradores agraviados que aseguraron que lo más probable era que las mascarillas fueran falsas. Vacié mi carrito.

¿Cómo es que casi compro una falsa? Saoud Khalifah , fundador de Fakespot, una empresa que ofrece herramientas para detectar anuncios falsos en línea, comentó que lo más probable era que otro vendedor se hubiera apoderado del anuncio del producto y vendiera mascarillas falsas con el fin de ganar dinero rápido.

“Es casi como el Salvaje Oeste”, opinó. “Los consumidores normales que compran en Amazon no saben que acaban de comprar una mascarilla falsa. Este es el problema crucial: crees que es real y de pronto te enfermas”.

Khalifah presentó otros ejemplos de mascarillas cuestionables que se vendían en Amazon:

— Esta semana, un paquete de 50 mascarillas fue destacado en Amazon como el principal nuevo lanzamiento en bufandas de moda para mujeres. Sin duda, las mascarillas no son bufandas, esto delató que había algo raro. En la descripción del anuncio, también se remplazaron todas las letras A por caracteres acentuados. Esta fue una técnica usada para eludir los sistemas de detección de fraudes de Amazon, según Khalifah. Amazon quitó el anuncio después de que hablé para denunciarlo.

— Otro paquete de 20 mascarillas lucía atractivo y en su descripción aseguraba haber recibido la aprobación de los CDC. Incluso tenía reseñas positivas con un promedio de 4,4 estrellas. Sin embargo, las reseñas revelaron que la mayoría de los clientes había recibido las mascarillas de forma gratuita, tal vez un incentivo para dejar una retroalimentación positiva. Una reseña poco entusiasta de alguien que había pagado por el producto hizo notar que las mascarillas eran “delgadas y muy, pero muy grandes”.

— El software de Khalifah también detectó que los reseñadores de otro paquete de 100 mascarillas, que contaba con una calificación unánime de cinco estrellas, tenían un historial de escribir reseñas promocionales para otras marcas.

En un comunicado, Amazon señaló que la empresa prohíbe la venta de productos falsificados e invierte para garantizar que se cumpla su política. Mencionó que tenía políticas específicas para las mascarillas N95 y KN95, incluido un proceso que revisa el inventario y toma medidas en contra de quienes venden las falsas.

Amazon también declaró que se había encargado de la cuestionable mascarilla Powecom que casi compro, así como de la mascarilla anunciada como una bufanda. Agregó que no había ninguna evidencia que apuntara a que el paquete de 20 mascarillas fuera falso y no comentó sobre el paquete de 100 mascarillas.

Khalifah me advirtió que las mascarillas falsas con las que se había topado en Amazon perfectamente podrían estar en los sitios web de otros grandes minoristas, como Walmart e eBay, que permiten que vendedores externos envíen productos. Según Khalifah, para comprar mascarillas auténticas, debo tener una estrategia menos tradicional de compras en línea.

Hacer el pedido desde una fuente autorizada

Con este consejo en mente, continué mi búsqueda de la mascarilla Powecom. Visité el sitio web del fabricante, el cual detallaba pasos para verificar que una mascarilla fuera real. Esto incluía escanear un código de barras en el empaque con la cámara de un teléfono. Luego, realicé una búsqueda web para encontrar la mascarilla, la cual me llevó a bonafidemasks.com, un minorista en línea que presenta documentación en la que asegura ser un distribuidor autorizado de mascarillas Powecom en Estados Unidos.

Eso me dio más confianza. Así que pedí un paquete de 100 por 99 dólares. Cuando el paquete llegó por correo, escaneé el código de barras para confirmar su autenticidad. Eran las genuinas.

Otro camino que pude tomar fue pedir las mascarillas directamente del fabricante. Productores verificados de mascarillas como DemeTech, en Miami, y Prestige Ameritech, en Texas, venden mascarillas N95 en sus sitios web.

No obstante, hacer pedidos directamente al fabricante presenta otros desafíos. A menudo debes comprar una gran cantidad para reducir el costo.

¿Y si solo quiero comprar algunas para probármelas? La organización sin fines de lucro de Miller, Project N95, hace pedidos al por mayor y los divide para que la gente pueda comprar lotes más pequeños. “Es un proceso muy minucioso”, comentó Miller. Ya lo creo. c.2021 The New York Times Company