El sol puede estudiarse a detalle gracias a la sonificación que realizaron los científicos. Foto: NASA's Goddard Space Flight Center
El Sol no está en silencio. Científicos de la NASA y el ESA pueden investigarlo gracias a sus sonidos. Escúchalos:

¿Cómo estudiar lo que no puede ser observado a simple visa?

Las características lumínicas del Sol dificultan su estudio. Sin embargo, es gracias al sonido que la estrella ubicada en el corazón de nuestro sistema solar emite, que las investigaciones en torno ayuda a investigar lo que no pueden ver.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y del Observatorio Solar y Heliosférico de la NASA (SOHO) capturaron el movimiento dinámico de la atmósfera del Sol durante más de 20 años. Los movimientos, ondas, bucles y erupciones, ahora pueden ser percibidas por nuestros oídos.

El Sol no está en silencio. El bajo y palpitante zumbido de los latidos del corazón de nuestra estrella permite a los científicos mirar adentro de ella, escribió la NASA al respecto.

Los datos de SOHO, sonificados por el Laboratorio de Física Experimental de Stanford, captaron las vibraciones naturales del Sol y proporcionan a los científicos una representación concreta de sus movimientos dinámicos.

"Las olas están viajando y rebotando dentro del Sol, y si tus ojos fueran lo suficientemente sensibles podrían ver eso", dijo Alex Young, director asociado de ciencias en la División de Ciencia de Heliofísica en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Maryland.

Los sonidos captados pueden dar más detalles del sol a los científicos. Foto: NASA

"No tenemos formas sencillas de mirar dentro del Sol. No tenemos un microscopio para acercarnos al Sol ", dijo Young. "Entonces, usar una estrella o las vibraciones del Sol nos permite ver su interior".

Las vibraciones recién dadas a conocer permiten a los científicos estudiar una gama de movimientos complejos dentro del Sol, desde erupciones solares hasta eyecciones de masa coronal.

"Finalmente estamos comenzando a entender las capas del Sol y la complejidad ", dijo Young. "Ese sonido simple nos está dando una sonda dentro de una estrella. Creo que es algo muy bueno", agregó.

Los sonidos del Sol se exhiben en el Centro de Visitantes Goddard de la NASA, en una instalación de arte inmersiva, llamada Solarium, que utiliza imágenes vívidas y la ya mencionada sonificación que  transporta a los oyentes al centro de nuestro sistema solar.