Aplaudidas. La canción “Día tras Día” fue una de las más coreadas durante la presentación. Foto: Vanguardia/Mayra Franco
Cantan y bailan asistentes con los temas de la agrupación regiomontana

Los ángeles existen. Y eso quedó más que claro con la presentación del grupo "que vale lo que pesa" este sábado por la noche en los terrenos de la Feria.

Luego de la presentación de Zappe Country, La Internacional Sonora Dinamita de Colombia y los Tigrillos, las luces del segundo de dos escenarios colocados, se encendieron para recibir a Pesado, que se dejó querer por sus fanáticos en una velada inolvidable.

Alrededor de las 11:38 de la noche y ante los gritos de "¡Pesado, Pesado!", Beto Zapata y compañía empezaron con el tema "Somos mitad y mitad" encendiendo los ánimos de los asistentes que llenaron las instalaciones de la Feria y cuyas entradas servirán para apoyar al Patronato de Bomberos en su noble labor.

"Bienvenidos, muchas gracias por estar aquí, qué rico se siente regresar a Saltillo, a la primera ciudad que venimos después de Nuevo León y que nos recibió con los brazos abiertos", dijo su vocalista.

Foto: Vanguardia/Mayra Franco

El ambiente era de lo mejor, mientras unas parejitas bailaban, otros más trataban de llegar hasta adelante para tomar los mejores videos y fotos. Otros asistentes preferían contemplar al grupo a lo lejos y ¿por qué no? recordar a la pareja distante, al amor perdido o a esa relación que no pudo ser.

Pero la noche se hizo más especial cuando Beto interrumpió la canción de "Lástima me das" e invitó a los presentes a entonar con más sentimiento. "Cántala, hasta que duela el pecho y la garganta", a lo que todos respondieron al unísono "Lástima me daaas" para luego terminar en aplausos. 
A las "chiquilas cariñosas" también les dedicaron un tema los integrantes de Pesado que lucían trajes de color negro para luego seguir con los éxitos "Abeja reina", "Humíllate", "La promesa" y "Mundo de amor", siendo una de las más emotivas.

Foto: Vanguardia/Mayra Franco

Pero  el grupo que "vale lo que pesa" hizo más especial la noche pues complació las peticiones de los asistentes que le hacían vía Twitter. Incluso, una fan escribió que llevaba a su tía al baile para que le diera un beso a Beto Zapata, a lo que ellos no dudaron en dejarla llegar al escenario para que se fuera con su beso y su foto para el "Facebook".
También se dieron tiempo para cantar "Flor de Capomo" que tanto le pedían y festejaron a varios que cumplían años con "Las mañanitas". Y para que le dieran más al taconazo, interpretaron el "Corrido de Laura Garza", con lo que se ganaron más aplausos.

Nadie se movía de sus lugares, ni siquiera los que atendían en los restaurantes del lugar, ni los del área VIP, ni los vendedores de flores y cigarros, nadie. Todos disfrutaban de esta noche en la que también se reconoció el esfuerzo de algunos bomberos saltillenses que están apoyando en Oaxaca tras los estragos del sismo del pasado jueves.
Las doñitas soltaron la lágrima con el tema "Mi primer amor" que está dedicada al amor de madre, a ese que jamás olvida uno y cómo cala cuando nos falta. 

Foto: Vanguardia/Mayra Franco

La emoción a flor de piel continuó con el estreno del tema "Los ángeles existen" que puso a todos románticos e hizo suspirar a uno que otro. 
Y el público seguía pidiendo de las "rolas viejitas" pues son las que más disfrutaban, por lo que siguió "Abrázame", "Dile", "Te quiero", "Día tras día" y terminar a la 1:11 de la madrugada con "Mi pequeño amor".
Pero no, nadie quería que se fueran y ellos tampoco, así que se encendieron las luces del escenario con los acordes: "Cielo azul, cielo nublado, cielo de mi pensamiento, quisiera estar a tu lado para vivir más contento, para vivir más contento" robándose los aplausos y gritos de la concurrencia.

La que no podía faltar "Ojalá que te mueras" se escuchó en todo el recinto pero algunos de los presentes callaron en la parte que dice "que se abra la tierra..", quizá porque recordaron el temblor que dejó decenas de muertos en Oaxaca y Chiapas.

Otro de los momentos que provocaron un nudo en la garganta fue cuando le cantaron a Don Braulio "En lo más alto del cielo", robándose el corazón de todos. 

También se dirigieron al "Loco", a ese hombre que se cansó de esperar a su amada para continuar con "A chillar a otra parte" que era una de las más esperadas.

La velada terminó con el clásico "Acá entre nos"  y a la 1:33 de la madrugada, Pesado prometió "Volver, volver" a los brazos de Saltillo, otra vez.