Archivo
En este sexenio el espacio fue abierto para la cultura y las artes

La nueva administración federal trajo muchos cambios. Entre los más impactantes a nivel cultural fue la decisión tomada por el presidente Andrés Manuel López Obrador de abrir la residencia oficial de Los Pinos al público y convertirla en un espacio para la cultura y las artes.

A casi un año de esto, en el marco de la Reunión Nacional de Cultura, que se llevó a cabo esta semana en el Museo del Desierto, tuvimos la oportunidad de hablar con Homero Fernández Pedroza, director administrativo del Complejo Cultural Los Pinos, sobre los cambios que ha habido en este lugar.

Le preguntamos si se le había hecho alguna modificación significativa al inmueble y mencionó que “hasta ahorita no se ha hecho ninguna modificación pero se está planeando en enero empezar ya con modificaciones en la calzada; la idea es que sea un lugar cien por ciento accesible y también Los Pinos cuenta con 79 edificios y muchos de ellos ya no se ocupan”.

“La idea no es llenarlo de oficinas y entonces muchos de ellos se van a cambiar por espacio público o áreas verdes”, agregó.

Expresó que ya superaron las mil 500 actividades, las cuales se han gestionado de manera transversal con diversas instancias de la Secretaría de Cultura.

“Un muy buen ejemplo es la colaboración con el Centro Cultural Helénico, que lanzamos una convocatoria donde se inscribieron 700 y cacho colectivos de teatro independiente; desafortunadamente solo podemos mostrar 40 pero poco a poco se va a ir activando y esos cuarenta ya tiene un espacio que es el salón Ávila Camacho y ahí todos los sábados ya hay dos funciones de teatro y hay público que va a verlo”, comentó.

Recalcó que esta colaboración permite duplicar esfuerzo y estrechar lazos entre las instituciones para bien de la comunidad artística, pues, siguiendo con este ejemplo, es el CCH el encargado de pagarle a los artistas mientras que ellos se encargan de la logística e infraestructura.

“Ya a día de hoy tenemos poco más de 2.8 millones de visitantes (total) y a diferencia del principio cuando era solo la visita a la casa y a los espacios verdes ya entendemos más el lugar, ya tenemos tres exposiciones importantes; una dedicada al 68, una dedicada a la cerámica y una de las 33 obras que se encontraron de lo perdido”, expresó.

Agregó que las adecuaciones se están haciendo en coordinación con el taller Chapultepec.

Respecto a la prioridad en cuanto a gestión cultural refirió que procuran equilibrar entre actividades artísticas de recreación y esparcimiento y propuestas formativas como talleres y cursos.

“Intentamos balancearlo, hay cursos para todas las edades y la idea es que cada vez que vayas puedas encontrarte una actividad a la que puedas asistir y puedas disfrutar”, señaló.

Como objetivo a un año mencionó que “es tener accesibilidad total, tener habilitada la calzada y una configuración mucho más abierta y también tener bien reforzado el programa con los ejes bien estructurados”.