Foto: Héctor García
La preocupación ante la escasez de gas natural alertó de algún modo a los saltillenses, quienes siendo usuarios de empresas como Naturgy, han acudido con mayor afluencia

Saltillo, Coahuila.- La venta de gas LP incrementó un 50 por ciento, al menos durante los últimos tres días, una cifra porcentual que continúa a la alza durante las últimas horas, considerado por las gaseras como “compras de pánico”.

La preocupación ante la escasez de gas natural alertó de algún modo a los saltillenses, quienes siendo usuarios de empresas como Naturgy, han acudido con mayor afluencia, aseguró Ernesto Sánchez, encargado de una gasera, quien considera que esta situación también podría generar desabasto de gas LP.

“Se está vendiendo lo doble, más de lo establecido en su programa por eso sí se prevén consecuencias y aunque no se tiene como tal un desabasto éstas compras aceleradas y a veces hasta incensarías pueden generarlo”, aseveró el encargado.

Asimismo descartó un incremento establecido en el costo ante la contingencia, adicional a los casi 2 pesos que aumentó el precio del kilo de gas desde diciembre, de 18.60 pesos a 20.59 pesos, precio que continúan vigentes y sin aumentos hasta el momento.

Repartidores de gas estacionario en Saltillo señalaron que desde hace días se tiene escasez del energético, debido a que los proveedores han limitado el surtido, además de que la demanda se ha elevado postergando su hora de salida hasta 6 horas más para responder a la solicitud de los usuarios.

Los repartidores, también consideraron que puede ocurrir algún desabasto, debido a las compras “adelantadas” de más cilindros para almacenar en casa.

Mientras que los clientes de firmas de gas natural manifestaron su preocupación ante la escasez de gas natural que se prevé, además de temer desabasto y cobros excesivos como ha ocurrido en periodos invernales.

Pues sin importar que sea una contratación, queja o reclamo, los teléfonos que ofrece la empresa Natrugy no responden al llamado, sus oficinas permanecen cerradas y los cajeros fueron suspendidos desde hace años.

“Aunque uno ahorre y no haya contingencias como la que está ahorita la empresa no responde nunca, ni siquiera cuando se trata de una aclaración, simplemente llegan y te cortan el servicio o peor aún se registran cobros excesivos”, comentó Luis Llanas, quien radica en la colonia Fundadores.
 
Más usuarios como él en busca de una aclaración acuden a las oficinas ubicadas en un centro comercial al norte de la ciudad, donde un anuncio colocado en su puerta cerrada ofrece hasta tres líneas para comunicarse, sin que ninguno de estos teléfonos conteste.

“No hay manera de tener un diálogo porque ahora todo es en línea pero si marcas y llegan a contestar tampoco resuelven porque son grabadoras de voz, mientras los inspectores solamente llegan y te cortan el gas”, comentó Jesús Fonseca, a quien desde hace meses no le llega su recibo impreso para realizar el pago.