Locura. Miles de saltillenses salieron a las calles a realizar las compras de último momento; hallar estacionamiento fue un viacrucis en cualquier parte de la ciudad. Fotos: MARCO MEDINA/JORDI SIFUENTES
El espíritu navideño se hizo presente en la capital coahuilense en forma de ríos de gente que acudieron a pocas horas de la Navidad a realizar sus compras al centro de la ciudad

El espíritu navideño se hizo presente en la capital coahuilense en forma de ríos de gente que acudieron a pocas horas de la Navidad a realizar sus compras al centro de la ciudad.

Las calles lucieron abarrotadas durante la mañana de este martes por las compras de último minuto. Vialidades como Allende, Acuña, Pérez Treviño y Aldama, fueron las principalmente afectadas por el tráfico tanto vehicular como peatonal.

La afluencia de personas comenzó alrededor de las 10:00 horas. Prácticamente en cada esquina se ubicó un agente de tránsito, pero apenas logró dar circulación a la gran cantidad de coches que buscaron estacionamiento, subir o bajar pasaje. Estacionamientos como el San Esteban, que cuenta con tres accesos en distintas calles, por momentos tuvo que ser cerrado al llegar a su máxima capacidad.

 

A LAS PRISAS PARA LA CENA

En las inmediaciones y dentro del Mercado de Abastos “Benito Juárez” también hubo gran movilidad de personas buscando los últimos ingredientes para su cena navideña. Desde las 09:00 horas comenzaron a formarse las filas para ingresar al mercado, donde se pudo ver a gente salir con kilos de carne, refrescos, desechables, dulces y demás.

POCA AFLUENCIA  EN LAS CENTRALES

Hasta mediodía de este martes, la terminal de autobuses al sur de la ciudad mostró moderado movimiento. Nada comparado a lo que se vivió días previos, en los que incluso tuvieron que abrirse nueve carreras extra por día para dar servicio.