Foto: Especial
Un ciudadano galés compró un dinosaurio de plástico gigante para colocarlo en su jardín y así crear una espacio sensorial para sus tres nietos autistas

El pasado fin de semana un ciudadano galés compró un dinosaurio de plástico gigante para colocarlo en su jardín y así crear una espacio sensorial para sus tres nietos autistas.

Sin embargo, de acuerdo a medios locales, esta particular adquisición se ha convertido inesperadamente en una atracción turística de la ciudad de Cwmbran, en Reino Unido.  

Jerry Adams, el comprador del dinosaurio de aproximadamente 5 metros de alto y 9 metros de largo, lo adquirió por 1 mil 600 libras esterlinas (2 mil dólares) a través de una subasta en eBay, a favor de una organización benéfica que ayuda a personas con diabetes.

Adams condujo 80 kilómetros por la autopista para trasladar al dinosaurio en un pequeño remolque hasta su casa, sorprendiendo a los habitantes de la localidad, quienes han compartido en las redes sociales varias fotografías del inusual cargamento.

Foto: Especial

Ahora, el hombre ha decidido abrir una cuenta en el portal JustGiving para recaudar más fondos a beneficio de una fundación para contribuir a la investigación, la cura, el tratamiento y la prevención de la diabetes juvenil.