La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo ayer, luego de una reunión de la Alianza para el Gobierno Abierto a la que asistió en la Secretaría de la Función Pública, que el Gobierno Federal dialoga “con muchos grupos” con el propósito de pacificar el País.

La respuesta de Sánchez Cordero se dio a pregunta expresa de un reportero que le cuestionó si dicho diálogo se está dando con grupos del crimen organizado que operan en el Estado de Guerrero y, en todo caso, con qué grupos.

La respuesta textual de la titular de la Segob fue la siguiente: “Estamos dialogando ahorita. Estamos dialogando con muchos grupos. Y están, de verdad, nos han manifestado ya, que no quieren seguir en esta violencia. Que ellos quieren deponer las armas y quieren caminar hacia la paz…”.

Ante la respuesta, el reportero insistió en preguntar con qué grupos se está registrando dicho diálogo. La secretaria Sánchez Cordero respondió: “Varios grupos. No puedo especificártelos en este momento, pero son varios grupos, de diversos estados de la República, en los cuales ellos quieren caminar hacia la pacificación del País”.

Previamente, durante su intervención en el encuentro al que asistió, Sánchez Cordero había dicho que desde la dependencia a su cargo se ha establecido diálogo con “grupos” que “se han estado combatiendo unos a otros y han estado cometiéndose los homicidios de un grupo contra los otros, pues ya no quieren más muerte…” y que dichos grupos operan en los estados de Guerrero, Tamaulipas y Michoacán.

Dado que en su intervención la titular de Segob no dijo cuál era la naturaleza de esos “grupos”, y que al cuestionarle si se trataba de grupos delincuenciales no aclaró que su naturaleza fuera otra, se interpretó que se trataba de grupos criminales.

Como era natural, la noticia corrió como reguero de pólvora: “el Gobierno de la República dialoga con criminales”. Y a la Secretaría de Gobernación le tomó siete horas salir a “desmentir” la especie –vía twitter–, afirmando que se habían “editado” los dichos de la funcionaria y que en realidad el diálogo se ha dado con grupos de autodefensas.

En la parte final de su “comunicado”, la Segob aseguró que “el Gobierno Federal no tiene ni tendrá diálogo con ningún grupo del crimen organizado”.

Está muy bien que la Segob “aclare” el sentido de las declaraciones de su titular y quede claro, ante la opinión pública, si se dialoga o no con criminales que persisten en su posición de desafío a las instituciones públicas y cuya actividad mantiene al País hundido en la violencia.

Resulta inaceptable, sin embargo, que la dependencia pretenda hacernos creer que “se editó” a la secretaria Sánchez Cordero, pues las grabaciones de la entrevista no dejan margen para la interpretación. Debido a ello, y a la lentitud en reaccionar para “aclarar” los hechos, la duda ha quedado sembrada: ¿con quién negocia realmente el Gobierno de la República?