Adopta. Sharito y todos los peluditos de Brigada Rescate están esperando encontrar un hogar.

¿Te imaginas a tu peludo viviendo con otra familia? Es muy común que los perros y gatos que tienen permiso de pasear solos, encuentren una segunda familia cerca de su casa para obtener doble ración de comida. Algunos perritos se ponen afuera de restaurantes y tiendas de conveniencia en donde le hacen creer a los clientes que son de la calle y que mueren de hambre para que los alimenten, hemos recibido varios reportes y publicaciones de perros “perdidos” afuera de un Oxxo, para luego encontrar entre los comentarios de la publicación: “Ese perro es mío, solo está paseando” y cosas por el estilo. Es muy irresponsable dejar que tu mascota salga sola pues podrían atropellarlo, robarlo, lastimarlo o envenenarlo, y más aun si sale sin collar con placa
 si algo llegara a pasarle no sería tan fácil que te lo regresen o comprobar que es tuyo, aunque si lo dejaste pasear solo o no le pusiste collar en primer lugar, tal vez no te importe tanto. Lo mismo sucede con las mascotas que se escapan o se pierden. 

En los 3 años que llevamos como asociación nos han sucedido un montón de cosas, tenemos muchas anécdotas chistosas, felices y otras no tan agradables. Recientemente nos han sucedido varios enredos relacionados a la irresponsabilidad de la gente al perder a sus mascotas y no tenerles un collar con placa de identificación. Hace un mes por ejemplo, rescatamos a 2 perritos que no estaban en muy buenas condiciones; estaban solos en un lote baldío, estaban flacos, sucios y parecía que nadie los había bañado ni cortado el pelo en meses. Los llevamos con nosotros, los atendimos en la veterinaria, los publicamos en redes sociales y la misma semana salieron en adopción. Días después los adoptantes nos notificaron que había personas enviándoles mensajes por redes sociales diciendo que eran sus perros, que los habían perdido. Las fotografías, las características físicas de los perritos y el lugar y fecha donde se habían perdido coincidían con los perritos que nosotros dimos en adopción. ¿Cómo era posible para nosotros saber que esos perros tenían dueño si se encontraban en malas condiciones y además no tenían ni collar? Ojalá los perros pudieran hablar, ¿no? Obviamente se armó un lío porque los adoptantes ya estaban encariñados con los perritos y los dueños anteriores estaban histéricos y muy indispuestos a cumplir con los requisitos que pedíamos para poder regresarles a sus mascotas, pero al final del día lo dejamos en manos de los adoptantes y ellos aceptaron regresar a los canes a sus dueños originales. Al final del día tuvieron suerte de que a sus perros los recogimos nosotros y no la perrera, y que los adoptantes aceptaron regresárselos. 

Muchos de los perritos que rescatamos llegan siendo bebés incluso con sus hermanitos y su mamá, algunos otros llegan con algunos años de edad y en muy malas condiciones, pero es imposible saber todo por lo que han pasado o de donde vienen en realidad. Solo queremos ayudarlos y evitar que se queden en la calle y mueran.

Hace tres semanas la historia se repitió pero tomó un rumbo diferente hacia muchos enredos. Alguien rescató a una perrita atropellada, la atendieron y la llevaron con nosotros, la anunciamos en adopción y mucha gente preguntó por ella. Al poco tiempo escribió una señora a la que llamaremos ‘Perenganita’ diciendo que la perrita de nombre ‘X’ era suya y que la había perdido. De nuevo las fotografías, el físico, el día y lugar donde la perdió coincidían con la perrita que habíamos resguardado. Recordando el dilema de hace semanas decidimos pedirle pruebas más oficiales como una cartilla de vacunación y una carta firmada por un médico veterinario que acreditara que la perrita era suya. Mientras tanto recibimos otro mensaje de otra señora a la que llamaremos ‘Sultanita’ contando la misma historia diciendo que su hija había perdido a la perrita ‘X’ (dio el mismo nombre), con los mismos datos y fotografías, diciendo que ‘X’ se perdió el mismo día en la misma zona que la perrita de ‘Perenganita’, pero cuando le preguntamos a ‘Perenganita’ si conocía a ‘Sultanita’, y aseguró que no. Para nosotros estaba claro que una de las dos estaba mintiendo, eran muchas coincidencias. Al final, resultó que la perrita era de ambos, una pareja que se había separado, y fue a la exesposa a quien se le había escapado. Muchas familias no corren con esa suerte. Realmente una placa de identificación podría salvarle la vida a tu mascota. Búscanos en FB e Instagram como Brigada Rescate Saltillo. 

#JuntosDejamosHuella
MARÍA JOSÉ DÁVILA
BRIGADA RESCATE