Foto: Jetza Muzquiz
Policías tuvieron que ser mediadores en el conflicto

Sin presentar ningún tipo de orden judicial, con prepotencia y rayando en la ilegalidad, locatarios de la Plaza San Ignacio se enfrentaron contra varias personas que intentaron desalojarlos.

De acuerdo a los afectados, fue la noche de ayer que recibieron a Eulalia Jazmin García Solis, quien dijo ir en representación legal de Humberto Zambrano Aguirre y, sin enseñar alguna orden de desalojo o la resolución de un juez, empezaron a bardear.

Los locatarios se comunicaron con la dueña legítima del predio, la señora Cristina Berlanga, y le comentaron que al menos treinta hombres trabajaban colocando una malla ciclónica y habían puesto candados para evitar el acceso a la primer planta a los comerciantes.

No tardó en aparecer la Policía Municipal para mediar en la situación, apareciendo Cristina Berlanga con los papeles que por más de 15 años ha tenido en su poder y que la acreditan como dueña de la plaza comercial.

Los allegados de Cristina explicaron que el señor Humberto Zambrano, quien exige y se ostenta como el dueño, nunca ha querido ir a juicio de litigio, por lo que ahora presentarán una demanda por las acciones que quizo emprender sin la orden de un juez.

Los oficiales no pudieron más que ser mediadores para llegar a un acuerdo entre las partes, consiguiendo los locatarios que se frenarán las obras de construcción y que la malla fuese retirada para no estorbar los cajones de estacionamiento.