Especial
Durante la semana se difundieron imágenes de niños, de entre 6 y 15 años, armados mientras recibían adiestramiento para convertirse en parte de la Policía Comunitaria, en Guerrero

CDMX.- Ante la presentación esta semana de 19 menores armados, de entre seis y 15 años, por parte de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de Chilapa, Guerrero, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) rechazo al reclutamiento y la utilización de niños y adolescentes en grupos armados, y alertó sobre los efectos nocivos de esta práctica en su desarrollo humano y en sus derechos.

Christian Skoog, representante de Unicef en México, señaló que sin importar a qué grupo u organización armada sea reclutado un niño o adolescente, por quién sea auspiciada y con qué fin, ese reclutamiento es una práctica que atenta directamente contra sus derechos humanos.

“El reclutamiento de menores de 18 años en grupos armados es siempre producto de una acción forzada y una de las peores formas de violencia y explotación a las que pueden estar expuestos niñas, niños y adolescentes, ya que afecta su integridad personal y vulnera sus derechos a la supervivencia y desarrollo, protección, salud, educación y recreación, entre muchos otros derechos. Una de las consecuencias más graves es que afecta sus expectativas y su proyecto de vida”, indicó Skoog.

La organización apuntó que los menores de edad asociados con fuerzas armadas corren alto riesgo de ser sometidos a abusos, explotación y abandono escolar, sufrir lesiones físicas y psicológicas e, inclusive, la muerte.