El mundo es un gran sistema compuesto de múltiples partes conectadas que interactúan mucho más de lo que se observa a primera vista. Frecuentemente sólo analizamos pedazos de ese sistema de manera aislada, omitiendo incorporar factores externos, inter o transnacionales a los componentes internos que revisamos. Es por ello que ocasionalmente usamos este espacio para tratar de enlazar puntos que muestran una aparente distancia. Hoy, a partir de tres ejemplos, retomamos ese esfuerzo.

Considere el caso de Venezuela. Hay un importante número de factores internos que detonan una crisis en la que Guaidó se auto asume como presidente legítimo del país. A estos elementos internos, se añade la ofensiva diplomática internacional contra Maduro encabezada por Washington y varios países latinoamericanos. Sin embargo, el tema venezolano debe mirarse también como un elemento más en una serie de asuntos que enfrentan a las superpotencias. Por ejemplo, podríamos leer la sucesión de eventos así: (a) 5 dic, Maduro visita Rusia, (b) 7 dic, se anuncia que Moscú incrementará sus inversiones en Venezuela, (c) 12 dic, dos bombarderos rusos Tu-160 aterrizan en el aeropuerto Simón Bolívar y se informa que Moscú considera el despliegue de largo plazo de esos bombarderos en Venezuela, (d) 6 ene, el Grupo de Lima desconoce a Maduro, (e) 23 ene, Washington reconoce a Guaidó como presidente, Rusia reitera su apoyo a Maduro. Esto no significa que Moscú vaya a actuar en Venezuela como lo hizo en Cuba durante la Guerra Fría. Pero sí significa que el desenlace de los eventos en ese país no está desligado de esa panorámica ampliada.

Pensemos ahora en Italia. Roma acaba de anunciar su posible adhesión al proyecto diseñado e implementado por China denominado "Iniciativa Cinturón y Ruta" (BRI), un mega proyecto de infraestructura para enlazar a más de 60 países en todo el globo. Italia es el primer país europeo que se suma a esta iniciativa, lo que es visto con malos ojos desde la Casa Blanca. En un discurso en octubre del 2018, el vicepresidente Pence habló de la serie de amenazas que China representa y exhibió a proyectos como la BRI, como estrategias ideadas para endeudar a países, y así propagar su influencia y dominación. Por tanto, la expansión de China en sus mares colindantes, la ciberguerra, la guerra comercial y la BRI, deben ser miradas todas de manera sistémica, dentro de algo en donde la declaración del gobierno italiano ahora se inserta. No es, entonces, causal el rechazo de EU, ante la adhesión de Italia a la BRI.

Por último, añadimos un ejemplo que conecta Siria y Afganistán con México y el muro. Para Trump y la base que le apoya, lo que sucede en aquellos países lejanos es mucho menos importante que los "peligros" que se cruzan a través de sus fronteras. Desde esa óptica, entonces, hay que "reubicar" a las tropas estacionadas en esos sitios alejados y desplegar a esas mismas tropas en la frontera sur, en donde sí hay una "crisis", puesto que desde ahí llegan "criminales, narcotraficantes y terroristas". Esto termina entonces vinculando los eventos que ocurren en partes muy lejanas, como, por ejemplo, el combate al terrorismo en esos otros territorios, con la toma de decisiones que involucran al Pentágono, al Consejo de Seguridad Nacional y al Departamento de Seguridad Interna, quienes se ven obligados a traducir la lógica de Trump en medidas de política anti inmigratoria.

Podríamos seguir. No son cuestiones que se agotan en solo unas líneas. La idea es simplemente señalar la importancia de incorporar una mirada sistémica a los temas que analizamos. 


Por Mauricio Meschoulam
EL UNIVERSAL