El Senado confirmó a Jerome Powell como próximo presidente de la Reserva Federal (Fed), con lo que asumirá el cargo este febrero en sustitución de la actual presidenta, Janet Yellen. Foto: EFE
Powell había sido nominado por el presidente estadounidense, Donald Trump, en noviembre. En la cámara alta, 85 senadores votaron a favor suyo y 12 en contra.

El Senado estadounidense confirmó hoy a Jerome Powell como nuevo presidente de la Reserva Federal (Fed) en reemplazo de Janet Yellen, cuyo periodo expira el 3 de febrero.

Powell había sido nominado por el presidente estadounidense, Donald Trump, en noviembre. En la cámara alta, 85 senadores votaron a favor suyo y 12 en contra.

La mayoría de los especialistas cree que Powell mantendrá la línea moderada y cauta de su antecesora, con aumentos de tasas cuidadosos.

Políticamente es considerado cercano a los republicanos, actualmente en el Gobierno. Era el candidato preferido del secretario de Finanzas, Steven Mnuchin, por lo cual se podría esperar cierta cercanía entre el Gobierno y la Fed.

Powell ya es miembro desde 2012 de la junta de gobernadores, que administra la Fed. Será el primer presidente de la Reserva Federal desde los años 70 que no es economista de profesión. Antes de unirse a la Fed, este especialista en la banca de inversiones de Wall Street oriundo de Washington pasó varios años en un think-tank de la capital trabajando en temas de presupuesto gubernamental.

Jerome Powell, un moderado en la Fed

Jerome Powell, quien presidirá la Reserva Federal a partir de febrero, es actualmente miembro de la Junta de Gobernadores del organismo y está considerado un moderado y una garantía de continuidad en el banco central estadounidense.

La mayoría de los expertos esperan que Powell continúe con la exitosa línea de su antecesora y actual presidenta de la Fed, Janet Yellen, de ser prudente en las decisiones sobre la tasa de interés.
Antes de comenzar su trabajo en la Fed en 2012, Powell, un abogado de 64 años, tuvo una exitosa y variada carrera en el mundo de las finanzas.

Empezó como abogado especializado en temas económicos y en los años 90 trabajó para el Departanemto de Finanzas durante la presidencia de George H.W. Bush. Luego se convirtió en millonario al trabajar en la banca de inversiones.

Mientras estuvo en el "think tank" Bipartisan Policy Center tuvo un importante rol en resolver las tensiones entre la mayoría republicana en el Congreso y la administración demócrata de Barack Obama sobre el límite de deuda, a fin de no llegar a una paralización del Gobierno.

Sus colegas lo describen como un hombre tranquilo, equilibrado, con buenos modales. Según relatan, nunca se lo ve enojado y es considerado alguien que busca unificar posiciones. El diario "The Washington Post" lo calificó de "irritantemente normal”.