El músico y compositor Armando Villarreal nació en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, pero vivió en tierras de Coahuila -en Múzquiz y Esperanzas- casi toda su niñez, y los primeros años de su juventud. Es pues bastante coahuilense. Así me lo dijo él mismo cierto día que conversé con él a las puertas de la Sociedad Cuauhtémoc y Famosa, en Monterrey, donde don Armando impartía a los trabajadores de la cervecería y a sus hijos clases de piano y de violín.

Armando Villarreal es el autor de la canción “Morenita mía”. La musa inspiradora de esa preciosa pieza es coahuilense. Su nombre: María Guadalupe Salazar. Su lugar de nacimiento: Parras. Ahí vivían sus padres, don Esteban Salazar y doña Leocadia Rodríguez de Salazar, y ahí vivió Lupita hasta que su familia se fue a vivir a Monterrey.

La linda chica gustaba mucho de la música. Dueña de una bella voz de soprano, conoció a Armando Villarreal en una de las tertulias musicales tan propias de aquellos tiempos, los años veintes. Se enamoraron los dos y se casaron en 1926. La canción la dedicó Armando a su novia el 12 de diciembre de 1921. Una versión afirma que la canción tuvo letra desde el principio; otra dice que el compositor le puso letra posteriormente, a instancias del dueño de una tienda de instrumentos musicales, don Angel de Fuentes. En todo caso la obra fue registrada en 1924 por la casa Wagner y Levien, propietaria todavía de los derechos musicales. En la partitura original la canción lleva por título “Morena mía. Canción Mexicana Fronteriza”. Fue la gente -afirma otra versión- la que le cambió el nombre, siguiendo el texto de la letra, por éste con que la conocemos todos ahora: “Morenita mía”.

Por esa linda morena renunció Armando Villarreal a su prometedora carrera de concertista de violín. Don Antonio Ortiz, maestro del joven músico, quien tenía cifradas en él grandes esperanzas, solía comentar con tristeza al escuchar “Morenita mía”:
-Esa morenita fue causa de que se apagara una estrella.

Armando Villarreal murió en Monterrey el 15 de marzo de 1976. Una plaza que había con su nombre y el busto del compositor fue demolida para dar sitio a la ampliación de la Avenida Constitución. Sin embargo quien hace una bella canción es inmortal, y don Armando Villarreal sigue viviendo en su canción. La “Morenita mía” es una joya de la música popular de México. A más de innumerables grabaciones se ha cantado en no menos de quince películas, entre ellas “El organillero”, “Qué bonito es querer” y “Mi querido capitán”. El 12 de diciembre de cada año, sin falta, la Morenita mía es entonada en la Basílica de Guadalupe durante las Mañanitas que se cantan a la Patrona de México.

Muchos motivos de orgullo tiene Parras, ciudad por la que siento particular afecto. He aquí otro motivo de ufanía para ese precioso sitio de Coahuila: ser cuna de la mujer que inspiró una de las canciones más populares entre las que forman el rico acervo de la canción mexicana. Hace años sugerí que en Parras hubiera una calle con el nombre de “Morenía mía”, en homenaje a don Armando Villarreal y a la musa que inspiró su bellísima canción. Mi sugerencia fue atendida, y desde entonces existe esa calle. Me enorgullece haber sido yo quien la propuso.

Armando FUENTES AGUIRRE
‘Catón’ Cronista de la Ciudad
PRESENTE LO TENGO YO

Armando Fuentes Aguirre 'Catón'

Columna: Presente lo tengo yo