Archivo
Con falso mensaje de progreso ofrecen veneno a la gente, denuncian campesinos

Juan Bosco Tovar Grimaldo

Esbozando una sonrisa, enfundado en su hábito dominico, Fray Raúl Vera López responde: “No fumo, pero me gustan mucho los pistaches”…

Con este mensaje, entre líneas responde a la posibilidad de enfrentar la ley por hacerse presente en el sitio en que un grupo de inversionistas mimetizado en el poder político, proyecta la construcción del Centro Integral de Manejo y Aprovechamiento de Residuos Industriales (CIMARI), el mismo que hace casi 20 años se echó para abajo en San José de la Paila.

Ahora se pretende instalarlo en Noria de la Sabina, en el vulnerable e indefenso municipio de General Cepeda.
El Obispo de la Diócesis de Saltillo ha levantado la voz, para que todos escuchen el reclamo de los campesinos, el que se ahoga con dinero convertido en impuestos y se revierte contra su misma lucha de inconformidad. “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos”, concluye.

En ese intento de ofrecer a la población cepedense un centro de confinamiento, antes que un espacio de diversión para los niños, se pregona un ejemplo, el CIMARI de Mina, Nuevo León, todo ello envuelto en un mensaje subliminal de un falso progreso que les ofrece veneno a las familias”, esto según los mismos campesinos inconformes.

Las autoridades ambientalistas han dado su anuencia al proyecto, no hubo una consulta ciudadana, la decisión se tomó en los escritorios de las dependencias.

Las autoridades federales argumentan condiciones favorables para el desarrollo de la región y las estatales no pueden ir contra una orden dada, por muy ambientalistas que presuman su naturaleza.

Este proyecto que fracasó hace casi dos décadas revive ahora con más recursos y con una obstinada lucha de defensa por lograrlo, a tal grado que el alcalde de ese municipio, Rodolfo Zamora, simple y sencillamente se considera entre la espada y la pared, haciendo más por la espada que por sus gobernados.

Reclamos. Las marchas en contra de la construcción del Cimari se repiten y crecen cada día. / Archivo

Los reclamos por la salud y la integridad de los niños por parte de los inconformes, han sido pasados por alto, porque para las autoridades es de suma importancia convertir esta parte del Sureste de Coahuila en el basurero de las grandes empresas.

Los campesinos de San José de la Paila echaron abajo un proyecto similar hace casi 20 años, y ahora surge el mismo lamento que rebota en Noria de la Sabina. Sin embargo, los progresistas han ofrecido una lucha feroz contra los argumentos de ejidatarios y ambientalistas, tienen la ley en sus manos, aunque no toda la razón les asiste.

El Cimari que se pretende construir en Noria de la Sabina, aunado al que actualmente opera en Mina, Nuevo León, forma parte de un proyecto donde la impunidad ha trazado el sendero, y el mismo busca extenderse hasta los límites entre San Luis Potosí y Zacatecas. Ahí también la resistencia campesina está siendo apoyada por la iglesia, por considerar una acción injusta, cobarde y aprovechada por grupos en el poder.

TRAICIÓN AL AMANECER…
El secreto revelado fue del tamaño de las monedas que cupieron en sus bolsillos, los representantes del pueblo se vendieron, sólo ellos pudieron aprobar un cambio de uso de suelo y su boca, como su voluntad, se acuñó del dinero de la corrupción. La última acción contra el pueblo antes de dejar su cargo.

Apostad por la pobreza, pero también por la ignorancia de los campesinos, la amenaza a la virginidad de las tierras es latente, ni siquiera explorarán que frutos pueden extraer de ellas, habrán de envenenarla al caer el alba y se habrán de retirar de la encomienda popular, en una clara traición al amanecer.

Archivo
Cuando hayas cortado el último árbol, contaminado el último río, y pescado el último pez, entonces entenderás que el dinero no se puede comer…”
Indios Cree.

Charco Largo, Palula y Los Pames están ante una potencial amenaza, el Armagedón viene surcando los cielos, se proyecta en sus campos la construcción de un CIMARI, igual al que contra la voluntad de los pobladores de General Cepeda, Coahuila (En San José de la Paila y Noria de La Sabina); se construye el Centro Integral de Manejo y Aprovechamiento de Residuos Industriales (CIMARI); en castellano: confinamiento o depósito de sustancias y residuos peligrosos.

Se trazan ya las rutas, avaladas desde la Negociación Minera Santa María de la Paz, y el cementerio ha sido avalado. Síndico y regidores, con su Alcalde por delante, cerraron los ojos en tanto llenaban sus bolsillos de una “indemnización” por el cabildeo bajo la mesa para terminar de sepultar las esperanzas de los campesinos de esos lares.

Desde Charcas, Venado, Vanegas, Cedral y Catorce, en San Luis Potosí, las organizaciones religiosas se están sumando a favor del grito ahogado en el desierto, la desesperación de los campesinos ha encontrado aliados: “No dejaremos que le hagan guerra a la tierra, su falso progreso a mi gente envenena”.

Pero… “hay que gritarlo: Han olvidado todas sus promesas, porque para el político la palabra no pesa. Cegados por la plata …¡Quéee pena!”.

En Santo Domingo, la inconformidad la llevaron como peregrinación a la Virgen de Los Dolores, para ser escuchados, aprovechando los días de fiesta.

Diez comunidades de esa parte del altiplano potosino están amenazadas por la empresa Cerco de Ingeniería y Tecnología Sustentable, que preside José Cerrillo Chowell, también dueño de la Mina de la Paz, cerca de Matehuala.

Impacto. Con el obispo Raúl Vera apoyando a los campesinos, el movimiento tomó fuerza en días pasados. / Archivo

SEÑALA IRREGULARIDADES
Mario Vázquez Vallejo --de La Merced—busca entrevistarse con el gobernador José Luis Carreras, y hacer del conocimiento de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), que estas negociaciones en “lo oscurito” les afectarán en sus actividades agropecuarias.

“No hubo una consulta y los permisos de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), corresponden a otro predio. En junio de este año se hizo la aprobación de impacto ambiental por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), pero se cree que es irregular porque no se ubica de forma correcta el predio en donde se va a realizar el proyecto. En esa misma oscuridad se aprobó el uso de suelo en sesión de cabildo exprés, antes de dejar su cargo en Santo Domingo.

Los recovecos legales están aprovechándose, la ley prohíbe el ingreso al país de recursos tóxicos, pero estos pasan como materia prima y a final de cuentas tendría como destino el tiradero industrial en proceso de construcción.

¿QUIÉN MIENTE, QUIÉN GANA?
En nuestro país existe un rechazo a este tipo de proyectos, debido a las malas experiencias en el manejo y tratamiento de los residuos, amén de las banderas políticas que en la mayoría de los casos se aprovechan de estos proyectos para ganar adeptos.

Durante años en Coahuila, el funcionamiento de estos proyectos no lograron ser cristalizados, pero el que se autorizó en Ramos Arizpe, Coahuila, a poco tiempo de su funcionamiento se incendió; se desconoce el proceso para su autorización, pero lo que está claro es que no cumplió con la normativa para funcionar, cualquier justificación de lo sucedido no es aceptable.

El proceso para la autorización de estos proyectos no es solo de sencillo, ya que intervienen tanto autoridades municipales para el permiso del uso de suelo; como autoridades estatales, en la observancia de normatividad local; y autoridades federales en cuanto a impacto ambiental se refiere, como el uso de las tecnologías.

Archivo

La sociedad civil participa de dos maneras, una, en la expectativa de la generación de empleos para sus gentes y dos, en la que se opone al proyecto a través de organizaciones ambientalistas o simplemente organizaciones civiles, que surgen al calor de tema. Aquí, yo veo varios aspectos de los cuales se tiene que tomar en cuenta para que los proyectos se cumplan.

SEGURIDAD
>  Las celdas que se preparan para el depósito de estos residuos, deben cumplir con condiciones especiales, dependiendo del depósito de residuos que se trate, pero en todos los diferentes tipos de depósitos deben contar con respiraderos para la emisión de gases, los cuales son tubos que se disponen al fondo y salen a la atmósfera con la finalidad de no acumular gases en las fosas y al evitar esto, se previenen incendios incontrolables en estos sitios.

¿Qué es un CIMARI?
> Es un Centro Integral de Manejo de Residuos Industriales y para que estos proyectos logren un funcionamiento íntegro, es decir, apropiado para la disposición de residuos industriales, se tiene que contar con tecnología probada y equipos de tecnología de punta, porque la ingeniería para el proceso de separación de elementos tóxicos y flamables en los residuos es fundamental