Estamos ante las elecciones más importantes y costosas de nuestro País. Los partidos políticos recibirán más de 6 mil 700 millones de pesos mientras que el Instituto Nacional Electoral contará con un presupuesto mayor a los 24 mil 215 millones de pesos; y en donde más de 88 millones de mexicanos, de los cuales aproximadamente 35 millones son millennials (18 a 34 años de edad), tendremos la responsabilidad de votar y definir el futuro de México. Durante este proceso electoral elegiremos al presidente de la República, a los integrantes de las dos cámaras del Congreso de la Unión y en algunos estados a gobernadores y alcaldes. 

Durante estos comicios los ciudadanos debemos cumplir con nuestra responsabilidad cívica de conocer bien a los candidatos, estar bien informados y tomar la mejor decisión. Somos nosotros quienes hacemos la elección y podemos construir la democracia para poder exigir a los gobernantes y a las autoridades que cumplan con lo prometido, y así generar la prosperidad y desarrollo del México que queremos. Es por eso que solicitamos a los candidatos que hagan propuestas serias y responsables, escuchando las necesidades de la ciudadanía y lo que el País requiere para generar las condiciones necesarias para crecer por encima del 4 por ciento anual. Necesitamos candidatos honestos, transparentes, que dejen de hacer guerra sucia.

Al Instituto Nacional Electoral y al Instituto Electoral de Coahuila exhortamos que sean imparciales y que ejerzan la autoridad política y moral, demostrando transparencia y apego a la ética de un trabajo impecable. A las autoridades estatales y municipales les pedimos respeten la veda y no intercedan en las elecciones. 

Durante el proceso electoral de Coahuila en 2017 se presentaron irregularidades en la capacitación de los representantes de casilla: llenado de las actas de escrutinio; cerrado, traslado y desaparición de urnas electorales e inconsistencias en los resultados preliminares; de las cuales ninguna tuvo una respuesta oficial por parte de las autoridades. Su falta de actuación se ve reflejada en las encuestas de percepción que muestran una desconfianza general en las autoridades electorales y en los partidos políticos. Estas elecciones ofrecen la oportunidad, al gobierno, para fortalecer las instituciones y que demuestren su capacidad de cumplirle a la ciudadanía, ya que si no lo hacen seguirán generando desconfianza y podremos ser rehenes de los candidatos y partidos políticos perdedores, quienes desacreditarán el proceso electoral poniendo en riesgo la paz social. 
Requerimos de candidatos honestos, capaces y transparentes, que vean por los intereses de los mexicanos, por lo que no es suficiente que presenten públicamente su declaración 3de3, estas deben de ser corroboradas por el SAT y los registros públicos de la propiedad para garantizar la veracidad de sus ingresos y congruencia de su patrimonio, así como su estilo de vida. 

El sistema político mexicano ha creado una división, una lucha de poder entre partidos que no nos ha permitido explotar el potencial que tiene México. La sociedad juega un papel importante en el fortalecimiento de las instituciones para que funcionen correctamente, sin importar el partido que gobierne. Tenemos un país con gran potencial y necesitamos estar unidos para construir el México que merecemos. Es fundamental nuestra organización de la sociedad para colaborar con las autoridades y generar un desarrollo próspero, con un verdadero cambio en la calidad de vida de todos.

Ing. Luis Arizpe Jiménez 
Consejo Cívico de Instituciones de Coahuila
@CCICOAH
Si desea colaborar con este proyecto envíenos sus datos de contacto a: opinionciudadana@ccic.org.mx