Archivo
4 por ciento creció el consumo privado durante 2015.

CDMX.- La fortaleza del consumo, el elemento que mantuvo a flote a la economía mexicana en 2015 y en los primeros meses de 2016, corre el riesgo de decaer ante mayores presiones inflacionarias y la decisión del Banco de México (Banxico) de subir las tasas de interés para contener el desequilibrio de las cuentas externas del País en un panorama externo negativo. 

El consumo privado creció a un ritmo promedio de 4 por ciento durante 2015 ante los niveles históricamente bajos de inflación, el impacto positivo de la depreciación del peso en las remesas y las bajas tasas de interés. 

Sin embargo, el panorama para los consumidores mexicanos comienza a complicarse. En el segundo trimestre del año, el sector servicios, en donde está incluido el consumo, se mantuvo estancado, de acuerdo con cifras preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Entre los factores que explican un menor crecimiento del consumo está la inflación, que podría comenzar a reflejar de forma más importante la depreciación del tipo de cambio, lo que sumado al aumento en la gasolina puede llevarla a cerrar el año en 3.2 por ciento frente al 2.13 por ciento de 2015. 

Por otra parte, el creciente déficit en cuenta corriente, que en el primer trimestre representó 2.73 por ciento del Producto Interno Bruto, presiona al Banxico para elevar la tasa de interés, lo que puede limitar la actividad económica y al consumo.