El ciudadano relató que pasada la media noche, la unidad FMC004 tripulada por tres elementos –dos en cabina y un torretero- hizo el alto a su vehículo y le dijeron que le harían una revisión de “rutina”, pidiéndole que bajara del coche y abriera la cajuela.

Torreón, Coahuila. - Un ciudadano de Torreón denunció a VANGUARDIA los abusos y golpes de los que fue víctima la noche del jueves por parte de elementos de Fuerza Metropolitana de La Laguna, a cargo de Hugo Alvarado.

La persona, quien prefirió omitir su nombre por temor, contó que el jueves al terminar el partido de fútbol del Santos contra Monterrey, llevó a su domicilio a un familiar y al regreso fue presa del retén que colocaron con patrullas los elementos de la corporación estatal en la Carretera Torreón San Pedro y el Bulevar La Nogalera.

El ciudadano relató que pasada la media noche, la unidad FMC004 tripulada por tres elementos –dos en cabina y un torretero- hizo el alto a su vehículo y le dijeron que le harían una revisión de “rutina”, pidiéndole que bajara del coche y abriera la cajuela.

Cuando los agentes terminaron, el afectado se dio cuenta que los  policías habían robado una pequeña bolsa de lona de las que se usan para los depósitos bancarios, en la que solo había una cadena de plata. 

El ciudadano reclamó el hurto, lo que enfureció a los policías. “Me alcanzaron y en una estación de gas, me bajaron a golpes y patadas, me esposaron  y me subieron a la caja de la patrulla”, narró la víctima.

Los policías ‘pasearon’ a la víctima a toda velocidad hasta la colonia Magdalenas, amenazándolo de muerte. “Vamos a tirar tu cuerpo por ahí”, intimidaban los agentes. A bordo de la patrulla, la persona era golpeada y pateada por los uniformados. 

La víctima identificó que los agresores estaban a bordo de la unidad FMC004 de la Fuerza Metropolitana. 

Una aparente llamada por la frecuencia de radio, ordenó a los policías agresores a dejar en libertad al detenido al que trasladaron de regreso a su auto que quedó frente a las instalaciones de la Universidad del Valle de México (UVM).

Antes de soltarlo, lo obligaron a borrar las fotografías que captó con su celular.

También los policías advirtieron que si denunciaba el hecho, “le iba a ir peor y lo buscarían”, pues le habían tomado fotos a su credencial de elector.

El ciudadano mostró las huellas en las muñecas por las esposas que apretaron y los golpes que recibió, principalmente en la espalda, piernas y abdomen. 

Durante los juegos de fútbol, los policías estatales suelen colocar retenes en las vías que conducen al estadio para “revisar” a los aficionados al término de los juegos. Sin embargo, esto ha causado malestar entre la ciudadanía por los constantes robos, abusos de autoridad y violaciones a derechos humanos, pues los policías suelen amenazar e intimidar a los aficionados.