Mal. Los excesos en el consumo de alcohol se arreglan en el consultorio médico o la cantina. Foto: Vanguardia/Marco Medina
El mal que sigue a una noche de excesos es de sobra conocido, no tanto así su cura

La demanda de los medicamentos contra la deshidratación para quienes se exceden en el alcohol en la cena de Navidad se va por los cielos.

Los médicos y encargados de las farmacias de Saltillo informaron que las personas que se exceden en el consumo de alcohol y alimentos en la cena, al día siguiente acuden a estas negociaciones en condiciones a punto de la deshidratación y con fuertes dolores de estómago y cabeza. 

De ahí que los médicos y titulares de las farmacias coincidieron que de inmediato se receta a los pacientes, suero y líquidos que contribuyan a la hidratación, así como las suspensiones y las tradicionales pastillas para contrarrestar estos malestares, con un costo que no rebasan los 500 pesos.

Otra recomendación es evitar este tipo de problemas de salud, moderando su consumo de alimentos y alcohol.

Expertos. Ignacio García y Juventino Hernández saben cómo lidiar con la cruda, sólo pídeles consejo.

EL OTRO REMEDIO

Por su parte los encargados de los bares, como Ignacio García y Juventino Hernández, indicaron que a los clientes que llegan con la resaca de la noche de Navidad, se les sirve una michelada con cerveza y clamato, con un costo de 21 pesos.

“A los que llegan más afectados les recetamos un John Fish preparado con vodka, ron, jarabe y agua mineral, con un costo de 35 pesos cada uno”, dijo el barman seguro del efecto de su remedio.

Recordó que también se les sirve un caldito de pescado o un coctel de camarones, cuyo costo depende del tamaño, con el que no se les salva la vida, pero les hace más llevadera la resaca, afirmaron.