Las farmacéuticas necesitarán la autorización de la UE para exportar. AP
El bloque europeo busca asegurar el suministro de las dosis pactadas con las farmacéuticas

BRUSELAS, BEL.- La Unión Europea activó este sábado un mecanismo para el control de las exportaciones de vacunas del COVID-19 de las farmacéuticas en territorio europeo con el objetivo de aumentar la transparencia y asegurar el suministro de las dosis comprometidas, y que no se aplica a una larga lista de países e Irlanda del Norte.

La medida estará en vigor hasta el 31 de marzo y afectará sólo a las vacunas de aquellos laboratorios con los que la Comisión Europea firmó, en nombre de los Veintisiete, acuerdos de compra anticipada.

Para garantizar la entrega a tiempo de las dosis prometidas a la UE, que ha financiado por adelantado el desarrollo y producción de vacunas con 2 mil 700 millones de euros, Bruselas quiere controlar cuántas vacunas se producen y a qué países se destinan.

El conflicto con AstraZeneca esta semana tras los problemas de entregas de su vacuna (autorizada el viernes) en la Unión Europea impulsó la puesta en marcha del mecanismo con carácter de urgencia.

A la vez, Bruselas está preocupada por la falta de transparencia y quiere tener información completa para garantizar que cumplen los compromisos contractuales. La intención no es restringir las exportaciones “más de lo absolutamente necesario”.

Las farmacéuticas deberán solicitar la autorización de la UE cuando quieran exportar las vacunas contra COVID-19 producidas o no en territorio comunitario, precisa un documento de la Comisión Europea.

Las empresas afectadas son Pfizer-BioNTec, Moderna y AstraZeneca, cuyas vacunas ya han sido autorizadas en la UE, además de Johnson & Johnson, Sanofi-GSK y CureVac, con las que Bruselas negoció 2 mil 300 millones de dosis en total.