Foto: Twitter @laurbinasa
"Las cosas no han cambiado. Volveremos a las calles", dice el lema de la convocatoria, cuyos promotores lograron reunir a decenas de miles de personas en las dos marchas celebradas con anterioridad, lo que sensibilizó a la sociedad peruana sobre el asunto y lo puso en el centro del debate de la opinión pública.

Lima.- El colectivo "Ni una menos", promotor en Perú de masivas manifestaciones contra la violencia machista, convocó una nueva movilización para el próximo sábado 25 de noviembre tras la aparición de nuevos casos de mujeres maltratadas por sus parejas.

"Las cosas no han cambiado. Volveremos a las calles", dice el lema de la convocatoria, cuyos promotores lograron reunir a decenas de miles de personas en las dos marchas celebradas con anterioridad, lo que sensibilizó a la sociedad peruana sobre el asunto y lo puso en el centro del debate de la opinión pública.

El llamado a movilizarse nuevamente se lanzó después de que en las últimas dos semanas volvieran a aparecer en medios locales casos de violencia contra mujeres.

La situación más llamativa ocurrió con Micaela De Osma, arrastrada por las calles del pudiente distrito limeño de Miraflores por su pareja Martín Camino Forsyth, quien ingresó en prisión de manera preventiva por nueve meses mientras la Fiscalía investiga el caso, gracias a que la acción fue grabada por una vecina.

En los días previos, la periodista de televisión Lorena Álvarez denunció públicamente una agresión de su expareja, el economista Juan Mendoza, quien hace dos días renunció a su cargo de profesor e investigador de la exclusiva Universidad del Pacífico tras la polémica generada.


La también periodista Lourdes Paucar reveló que ella también ha sido víctima de agresiones físicas y psicológicas, que incluían golpes y vejaciones como estirarle del cabello y escupirle, por parte del también comunicador Joel Quezada.

En ese contexto, causó mayor indignación y polémica que la congresista fujimorista Maritza García, presidenta de la Comisión de la Mujer y Familia del Congreso de Perú, dijera que la mujer puede sacar de "contexto a un agresor que es absolutamente sano" con frases como "me voy o te estoy traicionando".

"Esas palabras, esas frases, nunca deben ser usadas por una mujer porque podrían, sin querer queriendo, motivar o exacerbar los ánimos de una persona normal", dijo García durante un foro convocado el pasado 4 de octubre por la comisión que preside.

La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Choquehuanca, añadió el martes que, hasta el 2016, se reportó que el 68,2 % de las mujeres peruanas sufrió alguna vez algún tipo de violencia de parte del esposo o de su pareja sentimental.