Gustavo de Hoyos. Si pasa la iniciativa de Gómez Urrutia se perderán miles de empleos, asegura; el Senado rechaza toda “supervisión laboral” de Washington

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, negó que el outsourcing dañe los ingresos del IMSS o el Infonavit y advirtió que de aprobarse la iniciativa del senador Napoleón Gómez Urrutia se pondrán en riesgo decenas de miles de empleos.

De Hoyos rechazó categóricamente la iniciativa por considerar que desconoce por completo la subcontratación y el outsourcing como prácticas vigentes y válidas, incluso convenientes para el desarrollo de las economías.

Al ser cuestionado sobre si esta reforma pone en riesgo al país, dijo que sí: “Sería el responsable de que se perdieran, si fuera aprobada, decenas de miles de empleos de manera completamente absurda. Esta iniciativa generará un daño a la planta productiva, puede hacer que miles de personas pierdan su empleo”.

Asimismo, De Hoyos reconoció que algunas empresas se valen del outsourcing para evadir impuestos o lo ocupan para no entregar a los trabajadores las prestaciones de ley, por lo que exigió a las autoridades que las identifiquen y sancionen. Resaltó que existe una conveniencia económica de que esta práctica continúe, “sí se puede hacer una regulación que sea una inteligente, que no sea una que esté criminalizando a la actividad empresarial como el caso de la propuesta de Gómez Urrutia”.

Sobre lo dicho por el senador que el outsourcing daña los ingresos del IMSS e Infonavit, el presidente de la Coparmex dijo que es mentira: “Estamos tratando de que sea rechazada, le puede llamar sabotaje o ejercicio legítimo de los sectores afectados por una legislación absurda”. Asimismo, el CCE, la Concanaco-Servytur y la Concamin también mostraron su desacuerdo por la iniciativa.

En tanto, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, advirtió que la competitividad y la soberanía se afectarán si se admite que verificadores de EU busquen irregularidades laborales en las empresas, por lo que pidió ser muy cuidadosos.

No descartó que el T-MEC sea ratificado hasta 2021, después las elecciones presidenciales. Dijo que la Cancillería aceptó la petición del Senado de que ningún adendum, anexo o carta paralela que implique alguna modificación al T-MEC, no los firme el gobierno de México hasta que esta cámara los revise y los avale. Mencionó que el proceso de negociación y revisión que se hace sobre posibles adecuaciones del acuerdo puede demorar y prolongar más su ratificación en Estados Unidos.  

Respaldan a AMLO en renegociación La Coparmex respaldó al presidente López Obrador para no aceptar presiones ni chantajes de ningún tipo por parte de EU que afecte la estabilidad laboral de México.

 En un comunicado, señaló que mucho menos debe caer en presiones por la etapa final del proceso de renegociación del T-MEC. “Todo nuestro respaldo para que pueda concluirse esta negociación, sin caer ante ningún tipo de chantaje aunque venga del circulo inmediato del gobierno de EU y que implique la constitución de mecanismos que puedan perturbar la estabilidad laboral”.