Gustavo de Hoyos Walther, presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) / Foto: Cuartoscuro
La política energética de la Cuarta Transformación afecta las inversiones, afirma Gustavo de Hoyos Walther

CDMX.- La política energética de la Cuarta Transformación afecta las inversiones, alertaron el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). 

Además, en opinión de la confederación, las decisiones del gobierno actual conducen a un “desastre total” para esta industria. 
Por una parte, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, dijo que se necesita rotar a los funcionarios de las empresas productivas del Estado y revalorar la estrategia actual.

Debiera haber cambios de directores en Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), dijo, porque preocupa que a pesar de la estrategia de apoyo a las dos empresas del sector no se logre mejorar su situación financiera.

En entrevista al término de su ponencia en la Universidad del Valle de México (UVM) Campus Tlalpan, comentó que “es claro que la política energética como se planteó nos está conduciendo a un desastre total”.

Son “altamente preocupantes” los resultados financieros de las empresas del Estado del sector energético porque los efectos que pueden ocasionar, comentó.

“Pueden generar un contagio que puede afectar la estabilidad financiera del país y es momento de que se reconozca ante un escenario de prácticamente nulo crecimiento y el complejo entorno internacional, es momento de que el gobierno se abra a la inversión privada”, explicó.

Energía limpia

Por su parte, el CCE aseguró que los cambios que se publicaron en el Diario Oficial de la Federación para los Certificados de Energía Limpia vulneran las inversiones en el sector eléctrico, al alterar significativamente el entorno actual, lo que genera incertidumbre.

En un comunicado, el organismo expuso que las modificaciones que se publicaron van en contra de los acuerdos anteriormente establecidos.

“Altera de manera sustantiva el marco regulatorio del sector energético, altera el trato equitativo entre los participantes del sector eléctrico, genera incertidumbre y vulnera la ejecución de inversiones”, aseveró el CCE.

El organismo que preside Carlos Salazar Lomelín advirtió que “se recurrirá a los mecanismos previstos por la ley para garantizar que el apego a las normas siga siendo un estímulo para las inversiones, la sustentabilidad y la prosperidad de México”.