El emblemático estadio Centenario de Montevideo fue adaptado para convertirse en albergue para las personas que no tiene un hogar en Uruguay. Y el defensa del Inter de Milan Diego Godín tomó la decisión de regresar a Uruguay después de pasar quince días en cuarentena.

El emblemático estadio Centenario de Montevideo abrió sus puertas para albergar a 28 personas sin hogar y con diferentes problemas físicos ante la amenaza del COVID-19, que hasta el momento registra 189 infectados en Uruguay.

Quienes fueron alojados en este lugar son hombres que tienen inmunodeficiencia producto de enfermedades crónicas como la diabetes, el VIH y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

En el estadio que sirvió como escenario para el primer Mundial de fútbol de la historia (1930), estas personas se ubicarán específicamente debajo de la tribuna Amsterdam -nombrada así por uno de los dos títulos olímpicos de Uruguay en fútbol (1924 y 1928)-, donde existe un centro de dos plantas habitualmente utilizado por equipos para concentrarse antes de los partidos.

De hecho, antes de la construcción del Complejo Celeste, en las afueras de Montevideo, la selección uruguaya se hospedó varias veces en dicho lugar.

En la primera planta, las personas alojadas tienen a disposición una cocina, un comedor y un salón de gran dimensión, en el que hay una estufa a leña, una tabla de tenis de mesa y un futbolín.

Un grupo de hombres se instala en la habitación que les asignaron dentro del estadio Centenario, que se utiliza como refugio personas en situación de calle que son vulnerables a infectarse de coronavirus este miércoles, en Montevideo, Uruguay. Foto: EFE

En tanto, el segundo piso cuenta con baños y habitaciones, todas con camas individuales.

En principio, según indicaron a Efe fuentes del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), las 28 personas que llegaron se quedarán allí mientras dure la emergencia sanitaria que afronta el país sudamericano desde el 13 de marzo y recibirán cuatro comidas diarias.

De la misma forma, el Palacio Contador Gastón Guelfi, donde se ubica la sede y la cancha de baloncesto del Peñarol, también dispone de varias camas en la zona del campo de juego, donde se alojará a otro grupo de las cerca de 320 personas en situación de calle que el Mides está reubicando en estos días por su edad o por sus condiciones sanitarias.

Además de los mencionados centros deportivos, varias plazas de deportes de la capital uruguaya también fueron puestas a disposición del Mides, según indicaron a Efe fuentes de la Secretaría Nacional del Deporte (SND).

Según las últimas cifras divulgadas por el Poder Ejecutivo, Uruguay cuenta con 182 casos positivos desde el 13 de marzo, cuando se conocieron los cuatro primeros.

 

Tras quince días en cuarente Diego Godín regresa a Uruguay

 

El uruguayo Diego Godín, defensa del Inter de Milán, regresó a Uruguay tras terminar los quince días de cuarentena en Milán, informó este miércoles a EFE el club milanés, tercer clasificado en la Serie A

Junto a Godín, también el belga Romelu Lukaku, el croata Marcelo Brozovic, el nigeriano Victor Moses, el inglés Ashley Young, el esloveno Samir Handanovic y el danés Christian Eriksen han regresado a sus casas, con la Serie A que está interrumpida desde el pasado 9 de marzo a causa de la emergencia por el coronavirus.

ista de los alrededores del estadio Centenario tras la exhortación del gobierno uruguayo de que la población se aisle en sus hogares para evitar la propagación del coronavirus. Foto: EFE

El veterano defensa uruguayo estuvo quince días en cuarentena, tal y como el resto de sus compañeros, después de que se confirmara el 11 de marzo el positivo de Daniele Rugani, del Juventus, club con el que el Inter se había medido cuatro días antes. 

De momento, no se ha confirmado el positivo de ningún jugador de la plantilla interista. 

Al no haber competición ni entrenamientos en este período a causa de la pandemia del coronavirus, que ya causó más de 6,800 muertos y más de 69,000 contagiados, los futbolistas tienen derecho, si lo desean, a regresar a sus respectivas casas. 

Otros interistas, como el argentino Lautaro Martínez o el español Borja Valero, decidieron quedarse en Milán incluso después de la cuarentena, informó el Inter a EFE. 

Antes de la interrupción, el equipo de Antonio Conte ocupaba la tercera posición en la clasificación de la Serie A, era semifinalista de la Copa Italia y se preparaba para enfrentarse al Getafe en los octavos de final de la Liga Europa.