Es necesario insistir en que a los ciudadanos lo que nos corresponde es mantenernos atentos a la información oficial, basada en evidencia científica, pues más allá de esto no podemos hacer más

El director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró ayer que el nuevo Coronavirus de Wuhan (2019nCoV) constituye una “emergencia de salud pública de importancia internacional”, de acuerdo con el Reglamento Sanitario Internacional.

¿Qué significa tal declaración? Esencialmente el reconocimiento de la OMS en el sentido de que las medidas adoptadas hasta ahora han sido insuficientes para contener la diseminación del virus y, por ende, existe el “riesgo de propagación internacional de la enfermedad” que podrían derivar en “trabas para el tráfico internacional”.

Hasta el cierre de esta edición, todos los decesos causados por el 2019nCoV se registraban en China y por ello, aunque se han diagnosticado casos en otros 18 países, e incluso la transmisión de la enfermedad de persona a persona fuera de China, la OMS sigue considerando que no es necesario -todavía- limitar los viajes ni el comercio internacionales.

De acuerdo con Tedros Adhanom, “más importante que la declaración de una emergencia de salud pública” es atender las recomendaciones del Comité de Emergencias creado para este caso, a fin de “prevenir la diseminación del virus y asegurar respuestas mesuradas y basada en la evidencia”.

En particular, el titular de la OMS expresó que una de las preocupaciones más importantes de la organización es apoyar a los países con sistemas de salud “más débiles” que podrían enfrentar dificultades particulares para controlar la enfermedad en caso de la llegada del virus a su territorio.

Pero el funcionario también puso el énfasis en la necesidad de combatir la propagación de rumores y la desinformación. Al respecto, la OMS ha colocado en su sitio web, en el apartado dedicado al 2019nCoV, un segmento en el que proporciona información para “combatir mitos”, entre ellos el que las mascotas puedan ser portadoras del virus.

En el caso específico de México, las autoridades sanitarias dan por descontado que la llegada del virus a territorio nacional es sólo cuestión de tiempo, entre otras razones porque, tan sólo en lo que va del año, han ingresado al país 13 mil personas provenientes de China.


por el tipo de transmisión y por la globalización en la que vivimos podemos esperar tarde o temprano tener un primer caso confirmado y en su momento tener transmisión confirmada como empezaron a tenerla algunos países en el mundo”, ha dicho José Luis Alomía Zegarra, integrante del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades.

El riesgo global de propagación de la enfermedad, de acuerdo con la OMS, es “alto” y por ello habría que creer en lo dicho por los especialistas mexicanos. Sin embargo, es necesario insistir en que a los ciudadanos lo que nos corresponde es mantenernos atentos a la información oficial, basada en evidencia científica, pues más allá de esto no podemos hacer más.

La emergencia está declarada, pero tal declaración sirve para que los mecanismos institucionales de salud, de todos los países del mundo, se activen y colaboren en el proceso de contención de la enfermedad, no para que los ciudadanos de a pie nos alarmemos de forma innecesaria.