Guayaquil, Ecuador vive una tragedia con casi un millar de difuntos infectados por el COVID-19 debido a la pandemia del coronavirus que tiene a la población en desasosiego. Hoy el Gobierno de Lenin Moreno dió a conocer que se inicia el entierro del gran número de difuntos que tiene el país y que abrió dos hospitales.

Con la situación de recogida de cadáveres ya estabilizada en parámetros normales, la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en Guayaquil se aboca al proceso de inhumación de los cerca del millar de cuerpos que quedan en las morgues y a reforzar las infraestructuras médicas con dos nuevos hospitales, en medio de la pandemia por la enfermedad del COVID-19

El objetivo del jefe de la Fuerza, Jorge Wated, es enterrar a cerca de cien cadáveres diarios, que hoy se encuentran en las pequeñas morgues de los hospitales y repartidos en siete contenedores refrigerados instalados en los últimos días en la urbe. 

 

IDENTIFICACIÓN DE DIFUNTOS 

 

En declaraciones a Efe, el encargado para las operaciones de emergencia la ciudad costera confirmó que se estaba implementado un sistema para que los familiares supieran en todo momento dónde se hallaban sus seres queridos, dado que por la posibilidad de contagio, el proceso se hacía bajo extremas medidas de seguridad. 

"Desde hoy, familiares de los fallecidos podrán revisar en http://coronavirusecuador.com en qué camposanto y nicho reposan sus restos", confirmó el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, tras algunas denuncias sobre el paradero de los difuntos. 

Y es que en la última semana se recogieron en Guayaquil, capital de la provincia ecuatoriana más castigada por el COVID-19, más de 1,300 cadáveres, entre domicilios, hospitales o aquellos que fueron recolectados por funerarias privadas. 

En una jornada más marcada por la condena de ocho años de prisión al exmandatario Rafael Correa que por la situación sanitaria, Moreno precisó que 146 ecuatorianos "tuvieron un sepelio digno" el lunes y que las autoridades continuarán diariamente esa labor "con cada uno de los hermanos fallecidos". 

APLANAR LA CURVA 

 

La provincia suroccidental de Guayas es escenario en los últimos diez días de una situación dramática por la acumulación de cadáveres, que ahora parece ya resuelta, y de contagios. 

Solo esa provincia registraba 2,706 casos, un 67.7% del total en el país (3,995, conforme al último parte), y los fallecimientos ascendían a 138, el 62.7% de todo el país (220), aunque hay otros 182 decesos no confirmados pero aparentemente causados por el virus. 

En una entrevista con Efe, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, auguró que en los próximos días se "aplanará" la curva de casos de coronavirus en Guayaquil, aunque advirtió que todavía quedan por delante "días duros". 

"Estamos, prácticamente, llegando al fin de este ascenso exponencial en Guayaquil", señaló el responsable al destacar que las cifras del país son "altas", aunque se encuentran aún por debajo de los márgenes de otras regiones azotadas por la enfermedad, como países de Europa y Asia. 

Un familiar de un fallecido llora a las afueras del cementerio Jardines de la Esperanza en Guayaquil (Ecuador). Foto: EFE

DOS NUEVOS HOSPITALES 

 

Moreno también tuvo hoy, Día Mundial de la Salud, palabras de aliento para el personal sanitario, al que elogió "su dedicación, y sacrificio por los demás" que "demuestran la nobleza de su espíritu". 

De acuerdo con distintos portavoces del ámbito sanitario, de "417" a "más de 1,600" miembros del personal hospitalario, padecen o se ven afectados con síntomas del coronavirus en Ecuador, unos confirmados y otros no. 

Ante esta situación, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, anunció que ha gestionado con los dueños de un hotel local "la disponibilidad de habitaciones para médicos y enfermeras que no desean ir a sus casas para evitar el contagio". 

También se está habilitando en la ciudad un hospital de campaña, una "Unidad Móvil de Emergencia (UME)", compuesta por siete módulos que se repartirán entre dos hospitales públicos. 

Gente que transporta restos de sus seres queridos espera en línea afuera del cementerio Jardines de la Esperanza en Guayaquil, Ecuador. Foto: AP

Donada por la Cruz Roja del Ecuador, tres módulos de esta permanecerán en el hospital de Los Ceibos, en el norte, mientras que las cuatro restantes irán al Teodoro Maldonado Carbo, en el sur. 

Con 40 camas en total, el hospital móvil tiene módulo de triaje, sala de espera, emergencias, observaciones, hospitalización, farmacia, administración, iluminación, agua y saneamiento y un módulo de almacén y logística. 

Sus camas serán utilizadas para pacientes con patologías respiratorias que requieran observación, de manera aislada. 

El otro hospital es una antigua maternidad en el centro de la ciudad, que fue remodelada y adecuada para un total de 125 camas, aunque iniciará sus operaciones con 70

Los primeros pacientes ya eran derivados desde otros hospitales esta misma tarde. 

Un ataúd de cartón con un cuerpo se sienta en el techo de un automóvil antes de que sea llevado para ser enterrado, afuera del Hospital Teodoro Maldonado en Guayaquil, Ecuador. Foto: AP

DOS NUEVOS CEMENTERIOS 

Y en previsión de un número de muertos descontrolado (las autoridades llegaron a hablar de entre 2,500 y 3,500), la Alcaldía guayaquileña anunció que se construirán dos nuevos cementerios. 

"Serán 12 hectáreas en total y habrá alrededor de 12.000 tumbas entre los dos. Ambos serán gratuitos y se convertirán en camposantos en honor a quienes cayeron durante esta tragedia para que todos sus seres queridos puedan honrarlos", precisó la alcaldesa. 

Las primeras tumbas estarían disponibles desde la próxima semana en el cementerio del Suburbio, según informó María Lorena Apolo, asesora municipal. 

"Este camposanto ya contaba con los planos estructurales y se han adaptado para proceder al sistema constructivo", dijo la funcionaria. 

En el cementerio que será levantado en La Casuarina, en cambio, se construirán desde cero 5,778 tumbas

Personas siguen llegando al cementerio Jardines de la Esperanza para enterrar a sus familiares, llevándolos en el techo de sus vehículos, en Guayaquil (Ecuador). Foto: EFE

En el plano de control, la Policía también desplegó a agentes especializados en misiones de paz en las provincias de Guayas y Los Ríos para reforzar a las fuerzas de seguridad. 

Se trata de "un gran contingente de uniformados", 52 Cascos Azules, cuya misión será "reforzar el trabajo operativo" a la luz de la emergencia sanitaria.

Ciudadanos esperan a las puertas del cementerio Jardines de la Esperanza para ingresar a enterrar el cuerpo de un familiar en Guayaquil (Ecuador). Foto: EFE
Las funerarias llevan en los techos los ataúdes para enterrar en uno de los cementerios designados por el gobierno, en Guayaquil (Ecuador). Foto: EFE
Una brigada con trajes de riesgo biológico para protegerse de la propagación del nuevo coronavirus recoge un ataúd con un cuerpo dejado fuera de una casa en Guayaquil, Ecuador. Foto: AP