Afuera. El Presidente de Ecuador cesó a los altos mandos militares. / ESPECIAL
260 mdd le debe el Estado al Issfa.

QUITO.- El presidente ecuatoriano Rafael Correa removió a la cúpula militar. El detonante fue la negativa del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) a devolver los 41 millones de dólares que supuestamente cobró en exceso al Ministerio del Ambiente por la venta de un terreno en Samanes (Guayaquil) en 2010. 

El supuesto sobreprecio fue detectado por la Procuraduría del Estado, el pasado 18 de noviembre del 2015, con base en el avalúo municipal. 

La cartera de Finanzas para recuperar el dinero cobrado en demasía iba a hacer un ajuste de la deuda que mantiene el Estado con el Issfa —que asciende a 260 millones de dólares y corresponde al retraso de los aportes del Estado para el pago de las pensiones jubilares— pero los militares se negaron.

La cronología del descabezamiento de la cúpula militar empezó a las 11.30 del viernes. 

El todavía jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Luis Garzón, expresó a esa hora el desacuerdo de la institución castrense con el informe de la Procuraduría e instó a las partes a respetar el acuerdo suscrito voluntariamente hace cinco años y no esquilmar los recursos que le pertenecen a los soldados en servicio activo y pasivo y a sus familias. 

Además recalcó que la Dirección Nacional de Avalúos y Catastros (Dinac), que es parte del Estado, realizó el avalúo de las 220 hectáreas vendidas al Ministerio del Ambiente.

Pero Garzón y el resto de generales eran cesados en sus funciones dos horas después de su comparecencia. 

“Con mucho dolor he tenido que cesar anticipadamente al Alto Mando. No permitiremos que nadie manipule ni a los soldados ni al país”, decía el presidente Correa en las redes sociales. 

Y dos horas más tarde se daban a conocer los nombres de los generales que pasaban a ocupar el Alto Mando militar y que fueron designados mediante dos decretos presidenciales. 

El vicealmirante Oswaldo Zambrano Cueva fue nombrado nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y entre los otros generales ascendidos figura Luis Castro Ayala. quien ha sido hasta esta fecha el Comandante del Servicio de Protección Presidencial, y que el 30 de septiembre de 2010 dirigió el operativo de rescate del presidente Rafael Correa del Hospital de la Policía. © EL PAÍS, SL. Todos los derechos reservados.