Foto: Luis Salcedo
Cerca de 650 atletas vistieron la cuarta edición del Urban Saltillo 5K, una carrera por los rincones más emblemáticos de la capital coahuilense

Un contingente multicolor engalanó el centro histórico para celebrar la cuarta edición del Urban Saltillo 5K, cita atlética que reunió a 650 corredores para recorrer exigentes y recónditos espacios del corazón de nuestra ciudad.

Los participantes no sólo le ganaron la salida al Sol, si no que también vencieron los pronunciados desniveles y los aproximadamente 500 escalones dispersos en todo el recorrido. La partida y llegada fue en el callejón Santos Rojo a un costado de la Catedral de Santiago, en el trayecto se cruzaron callejones, interiores de distintas iglesias, así como también las curvas de El Mirador.

Espectacular. La vista del Saltillo antiguo acompañó a los corredores. Foto: Héctor García
Exigente. Más 500 escalones fueron los que tuvieron que superar.Foto: Héctor García

Adrián Rivera Canizalez y Christian Rocío Cervantes acudieron a la justa para defender su título general en la rama varonil y femenil, respectivamente. El objetivo se cumplió y ambos atletas lograron mantenerse en el trono, incluso Adrián, oriundo de Parras, consiguió la mejora de su tiempo en esta edición 2019.

Para apoderarse del campeonato absoluto, Adrián fue el primero en cruzar la línea de meta cumplidos los 22 minutos y 19 segundos, el año anterior registró 23’44”. Instantes más tarde apareció Rocío Cervantes para el bicampeonato femenil con 27 minutos y 58 segundos en el cronómetro.  

Tradición. Matlachines recibieron a los atletas en las escalinatas del barrio de Santa Anita.Foto: Héctor García

Un grupo de matlachines amenizó el arribo de los corredores, además de las ovaciones del público que observó desde lejos. Posterior a la competencia se entregó kit de recuperación y medalla conmemorativa a cada atleta registrado.

Escenarios. Cruzar recintos religiosos fue parte de este recorrido tan especial.Foto: Héctor García