Foto: Archivo
Financial Times publicó hoy que la corrupción y la impunidad dejarán huella en el voto del electorado en las presidenciales, pues los mexicanos se encuentran enojados por los contantes casos de robo expuestos durante la administración de Peña Nieto y que siguen sin ver la luz de la justicia por parte de las autoridades competentes

Ciudad de México.- Escándalos de corrupción, la impunidad generalizada y la parálisis oficial en la investigaciones de casos como el enriquecimiento ilícito del ex Gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, y los contratos con la empresa brasileña Odebrecht, podrían tener un alto precio en las elecciones Presidenciales para la elite política gobernante en México y dar el triunfo a Andrés Manuel López Obrador, según el periódico Finalcial Times.

De acuerdo con el artículo titulado “México: el precio electoral de la impunidad” del diario estadounidense, los votantes mexicanos están enojados por los constantes casos de corrupción y de impunidad que han sobresalido los últimos meses, y las elecciones ya son percibidas por el electorado con apatía ante lo que ven como un posible fraude en los resultados, pues quien va delante en las encuestas es López Obrador.

“El estado de ánimo iracundo ha sido una bendición para López Obrador, el candidato externo. Él está unos 10 puntos por delante con el apoyo del 40.1 por ciento de los votantes, según una última encuesta de encuestas realizada por Oraculus”, señala el diario.

Y es que la situación que vive en México deja a las elecciones en un hilo, el Finalcial Times recuerda que el 2017 fue para el país fue uno de los años más difíciles con la elevada tasa de homicidios. Con 25 mil 339 homicidios dolosos, el año que pasó fue confirmado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública como el año más violento en la última década.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) que abanderó a Enrique Peña Nieto además ha dejado varias propuestas a medias pese a la crisis que sufre el país, como el nuevo sistema anticorrupción o el nombramiento de un Fiscal que lleve los casos, lo que ha afectado en el ánimo de los votantes.

El diario recordó que la percepción de que México es un país corrupto va en aumento y es el país peor calificado en este rubro entre los países que conforman el G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción 2017 (IPC).

El índice realizado por Transparencia Mexicana y Transparencia Internacional reveló que la calificación de México empeoró por un punto, pasando de 30 a 29, en una escala que va de 0 a 100, donde 0 es el país peor evaluado en corrupción y 100 es el mejor evaluado en la materia.

Esto ubica al país en la posición número 135 de 180 países evaluados en materia anticorrupción. A nivel regional, México se encuentra entre las peores posiciones de América Latina y el Caribe, por debajo de Brasil, Argentina, y Colombia; y ocupando la misma posición que Honduras y Paraguay.

Finalcial Times destaca que los escándalos que subieron la percepción de la corrupción en México, son los mismos de los 16 ex mandatarios y gobernadores que del PRI que han estado bajo la mira por corrupción, basta con mencionar nombres como los de Javier Duarte, Roberto Borge, y el ya mencionado César Duarte para remontarse en los robos que hicieron en su entidades.

El artículo escrito por el periodista Jude Webber, también recuerda todos los casos de impunidad en los que se ha visto envuelta la administración de Enrique Peña Nieto como: los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, el socavón del Paso Exprés que dejó dos muertos y la llamada “casa blanca” de la Primera Dama Angélica Rivera, los cuales llevaron en picada la popularidad del mandatario.

Pero el más reciente fue la suspensión definitiva contra la judicialización del caso Odebrecht que lleva la PGR en contra Emilio Lozoya, ex directivo de Pemex, quien en todo ha negado las acusaciones de sobornos.

“Tal vez nada ilustra la parálisis en México más claramente que su falta de respuesta al escándalo de Odebrecht y los avances contrastantes que Brasil ha hecho para erradicar y castigar la corrupción”.

CANDIDATOS CONTRA CORRUPCIÓN

Hoy los tres candidatos a la Presidencia de México prometieron en su evento ir contra la corrupción. Andrés Manuel López Obrador aseguró “cortar de tajo a la corrupción y la impunidad” en el país, Meade se comprometió a sacar a la corrupción del país y a los corruptos de nuestras vidas, y Ricardo Anaya habló de combatir la corrupción y la violencia.

Sin embrago, los tres abanderados se han visto relacionados también con el mismo mal y la impunidad.

Anaya ofrece a mujeres “vida libre de violencia”; y, como los otros, atacar la corrupción

Ricardo Anaya, aspirante de la coalición “Por México al Frente” de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC), ha sido señalado por sospechas de corrupción, como la de operar para su beneficio una fundación que oficialmente desapareció en 2014.

José Antonio Meade, abanderado de la alianza “Todos por México” de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Verde Ecologista de México (PVEM) y Nueva Alianza, concita críticas por su presunta responsabilidad en las decisiones como parte del Gabinete del actual presidente Enrique Peña Nieto.

Su presunto papel en el aumento del precio de la gasolina en enero de 2017 o no haber visto como funcionario actos de corrupción marcaron la precampaña de Meade, centrada en consolidar su papel de ciudadano que no pertenece a ningún partido.

En tanto, Andrés Manuel López Obrador con su declaración de que analizaría una amnistía a miembros del crimen organizado, tras consultar con las víctimas, para terminar la guerra contra los cárteles que ha dejado más de 150 mil muertos en el país.

Además, el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” – integrada por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES)- ha sido duramente criticado por miembros en su equipo o aspirantes a candidatos que ha apoyado que tienen un pasado señalado con la corrupción.