Recorte. El Gobierno Federal continuará apoyando a las estancias infantiles, pero ahora reduce su subsidio al 50 por ciento. Fotos: Especial
De acuerdo con números revelados recientemente por el funcionario de la Secretaría del Bienestar, Bernardo Flores, en Coahuila operan bajo el programa de Estancias Infantiles 250 negocios y se atienden más cerca de 8 mil 500 niños y niñas menores de 3 años de edad

Por: ÉDGAR GONZÁLEZ/MARCELINO DUÉÑEZ

El programa de Estancias Infantiles de la Secretaría del Bienestar (antes Sedesol) continuará, pero recortará a la mitad el apoyo que otorgaba hasta el sexenio pasado: de 60 niños por guardería, ahora únicamente se otorgará subsidio para 30 por cada estancia.

De acuerdo con números revelados recientemente por el funcionario de la Secretaría del Bienestar, Bernardo Flores, en Coahuila operan bajo el programa de Estancias Infantiles 250 negocios y se atienden más cerca de 8 mil 500 niños y niñas menores de 3 años de edad.

El subsidio que otorga la Secretaría del Bienestar a cada estancia infantil por niño es de 950 pesos mensuales, pero cuando el menor tiene algún tipo de discapacidad el apoyo se incrementa a mil 800 pesos, es decir, el doble.

Considerando que 8 mil 500 menores fueron atendidos en Coahuila hasta el año pasado, por 950 pesos mensuales, que es la cuota promedio, al mes se destinaban 8 millones de pesos, lo que equivale a 96 millones de pesos anuales.

Sin embargo la administración federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador seguirá otorgando subsidio a las estancias infantiles para que cuiden a los hijos de madres trabajadoras, pero lo reducirá al 50 por ciento.

De acuerdo con el representante del Gobierno Federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado, cada estancia infantil podía recibir el apoyo de los 950 pesos por niños hasta por 60 menores, es decir, hasta 57 mil pesos mensuales, considerando únicamente la cuota promedio.

Pero ahora la situación cambiará para 2019, cada estancia infantil podrá recibir el subsidio para atender a través del programa solo 30 niños, en lugar de 60 como fue en 2018.

De acuerdo con Reyes Flores Hurtado, en Coahuila se realiza un diagnóstico sobre las estancias infantiles para determinar si había o no padrón de beneficiarios inflado.

Sin embargo, ahora será decisión de las guarderías si continúan o no con las nuevas reglas de operación del programa de subsidio para las Estancias Infantiles.

El programa de Estancias Infantiles para apoyar a madres trabajadoras, que es el nombre correcto, en 2018 recibió un presupuesto de 62.7 millones de pesos, mientras que para 2019 se contempla únicamente 28.8 millones de pesos, es decir, una reducción de 33.9 millones de pesos.

No hay nada claro del apoyo  a repartir

89 millones de pesos fueron asignados en 2018 para subsidiar el pago de 8 mil 500 niños en estancias infantiles afiliadas a Sedesol. Este año solo se podrá atender máximo al 32 por ciento de los niños registrados hasta diciembre.

Bernardo Flores Casillas indicó que aún no han recibido ninguna instrucción sobre el apoyo que se daba a los padres para la inscripción de sus hijos en una guardería... aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó en claro que solo se prestará servicio a la mitad de los niños: de 60 que se atendían en cada guardería, solo serán recibidos 30.

“Hay guarderías en todo el Estado y tenían que ir los padres de familia a la estancia que más se les acomodaba, la que estuviera cerca de su trabajo, cerca de su casa. Llegaban a la guardería, preguntaban si había cupo, si había se les llenaba una cédula de información socioeconómica. El niño tenía que asistir 15 días al mes, como mínimo 5 horas y con base en eso a la oficina de Sedesol se le entregaba un listado y así se pagaba por los niños que cumplieran estos requisitos, no era a todos los que estuvieran en las estancias”, indicó el encargado de los Programas del Bienestar.

“Los 8 mil 500 niños no siempre fueron los que se beneficiaron, a veces eran menos, también porque cuando cumplen 4 años los niños se dan de baja de las estancias infantiles, entonces había variaciones.

“Las guarderías son negocios particulares, entonces ello, para subsanar sus costos, tenían la posibilidad de cobrar más, pero éste es un asunto particular. Si ellos cobraban más y el papá quería pagar lo que cobraban de más, era una decisión personal”, declaró Flores asegurando que la desaparecida Sedesol no les decía a los padres en qué guardería inscribir a sus hijos.