Señala. Es necesaria la reestructuración total del Ejército y las Fuerzas Armadas, además del manejo del presupuesto.
Los sueldos de estos oscilan entre los 88 mil y 111 mil pesos mensuales, destaca José Francisco Gallardo

El Ejército Mexicano tiene al menos 600 generales cuyos sueldos oscilan entre los 88 mil y 111 mil pesos mensuales, un costo que impacta al presupuesto nacional y que carece de transparencia y rendición de cuentas, criticó el general José Francisco Gallardo.

“El Ejército Mexicano, me refiero a las tres Fuerzas Armadas, tiene aproximadamente como 600 generales, es el último dato que yo tuve, ahorita a lo mejor tiene más. La pregunta es ¿para qué un ejército de paz, según la Constitución Mexicana, quiere a 600 generales?”, señaló el militar y profesor universitario en entrevista durante el programa La Silla Rota.

En comparación, en Estados Unidos hay 896 generales en activo, de acuerdo con cifras del Departamento de Defensa de un país que ha establecido guerras con diversos países a lo largo de sus administraciones, y actualmente realiza actividades militares en Medio Oriente.

En México, un territorio sin guerra contra otros países, el presupuesto mensual destinado para los sueldos de 600 generales oscila entre 51 millones 477 mil 894 pesos y 64 millones 280 mil 124 pesos, de acuerdo con la Tabla de haberes del personal militar a partir del 1/o. de enero de 2020.

En el documento se detallan las remuneraciones mensuales netas del personal: un general brigadier gana 88 mil 958.66 pesos, un general de brigada, 101 mil 742.88 pesos; y un general de división, 111 mil 082.40 pesos.

Además la ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos otorga un ingreso extra a militares por cada número de años en activo, que va del 10 por ciento del sueldo base por cada 10 años de servicio, hasta el 50 por ciento por 50 años.

“Esto además se ve impactado en el tema de presupuesto. Aquí es donde la Cámara de Diputados en su rama del manejo de los presupuesto debe revisar ese presupuesto. ¿Para qué quiere ese presupuesto?”, cuestionó el general José Francisco Gallardo.

El también profesor universitario señaló que es necesaria la reestructuración total del Ejército y las Fuerzas Armadas, además del manejo del presupuesto, es imperativo el escrutinio social de la institución y figuras para garantizar el respeto a los derechos humanos dentro del personal, así como de los elementos castrenses con la población civil.

“El principal violador de derechos humanos en México es el Ejército, no le rinde cuentas a nadie”, aseguró.

“Es una oportunidad histórica para que la actual administración organice todo esto y se involucre el Congreso, tanto Diputados en la rama del presupuesto, y la Cámara de Senadores para organizar, adoctrinar, disciplinar, armar y controlar a la Fuerza Armada en el manejo que tiene el Poder Ejecutivo”, agregó.