Foto: Omar Saucedo/VANGUARDIA.
Coordinado por la artista visual Jessica Nieto, este grupo de jóvenes está abordando desde el terreno de lo audiovisual temáticas relacionadas con la realidad que viven los adultos mayores

Los colectivos que la convocatoria Jóvenes en la Cultura de la Secretaría de Cultura de Coahuila está impulsando no tienen planes de limitar sus propuestas a lo pactado con este organismo y quieren ir por más.

CREA Colectivo es uno de estos grupos, el cual, a través de la producción en medios audiovisuales, busca contar historias significativas para los habitantes de la region sureste y es en las anécdotas de vida de los adultos mayores, así como las realidades que viven, donde encontraron su primer tema de enfoque.

La artista visual Jessica Nieto, coordinadora de esta comunidad, comentó en entrevista con VANGUARDIA que la idea principal del grupo es ser un espacio para desarrollar sus procesos creativos y lenguajes personales, además de obtener en conjunto las herramientas para la expresión de sus ideas y propuestas.

Después de esta primera etapa un tanto más teórica comenzaron a proponer temas para desarrollar un cortometraje al respecto. Coincidieron en que querían explorar la transición de la adultez a la tercera edad y una de las integrantes presentó su guión y sugirió abordar la historia de la suegra de su cuñado, una mujer que quedó huérfana temprana edad.

“A ella sí le entusiasmó la idea y decidió participar”, comentó Nieto, “adaptamos su historia al guión y estuvimos trabajando con toda su familia. Desde la producción tal vez éramos solo 4 personas pero hablando en este sentido de lo colectivo creo que en este caso también estuvo conformado por la señora y su familia”.

La creadora agregó que una de las reflexiones del colectivo fue cómo la vulnerabilidad de los adultos mayores quedó aún más al descubierto en el contexto de la pandemia, no solo por su salud, sino porque el aislamiento social los dejó en un estado aún más solitario, que de una u otra manera también los afecta.

El pasado 13 de marzo hicieron una presentación de su proyecto en Casa Córdoba.

“La protagonista le encantaba quedarse horas platicando con nosotros y nos contaba un detalle y otro de su vida. Y ves en esas pláticas que ellos quieren expresarse, quieren la compañía”, recordó.

“Esta señora quedó huérfana a los 4 años. Murió su mamá y al año murió su papá. Entonces ella y sus hermanas quedaron repartidas entre la familia. La tía con la que se quedó trabajó en el asilo Trinidad Narro de Más, ese asilo es actualmente, una parte, el Centro de Reintegración Juvenil”, contó.

La coordinadora también señaló que esta mujer les contó de una manera muy cálida su historia, y considera que, a pesar de lo que suele pensarse sobre la perspectiva que una persona que quedó huérfana tiene sobre su infancia en un orfanato —“se piensa que está un poco enojado con la vida, frustrado, porque no les gusta el lugar donde estuvieron”, dice Nieto— ella recuerdo esa etapa de su vida con mucho cariño.

“Ella es una persona agradecida, es espiritual y tiene una cercanía con Dios y dice que está muy agradecida con el lugar, para ella el asilo es un recuerdo muy bonito. Que claro que le hicieron falta sus padres, que nadie se los iba a sustituir pero ella siempre se sintió bendecida porque tuvo un lugar dónde crecer, educarse, alimentarse. Dice que le encantaba estar en el patio, donde había árboles frutales de todo tipo”, comentó.

Este cortometraje, llamado “Una hoja no la mueve el viento sin la voluntad de Dios” en referencia a una frase que dijo la señora, pronto estará en el canal de Youtube de CREA Colectivo, pero mientras tanto ya tienen en mente otros proyectos, como un podcast que abordará la historia del matrimonio Narro y las obras que hicieron para Saltillo.

“Al escuchar su historia lo consideramos pero fue muy padre que de ella saliera que nos dijo, que aparte de contar estos rasgos de su vida, pudiéramos hacer un reconocimiento al matrimonio fundador de este lugar, porque cree que su labor fue de provecho para muchos y no ha visto un reconocimiento como el que se merecen”, comentó, “derivado de esto queremos hacer un podcast sobre las obras que el matrimonio hizo y un poquito también sobre la historia de la familia Narro”.

Si bien no será algo que trabajen en perpetuidad, sí continuarán durante un tiempo más con el tema de los adultos mayores, explorando y documentando sus vidas, mientras el ímpetu creativo continúa.

“En el encuentro en Arteaga se les preguntó cómo veían a futuro el colectivo y ellos lo ven como algo grande o algo que va a ser conocido por la gente con la intención de generar un impacto social”, concluyó.