Mas que una mascota, los perros,  gatos y el resto de los animales domésticos son un miembro más de muchas familias.

Un movimiento de cola o un ronroneo de tu amigo mas fiel es el mejor recibimiento al llegar a casa. Entonces ¿Por qué hay personas que los tratan como si fueran cosas y los abandonan?

Según estudios las principales razones son:

Comportamiento del animal.

El dueño no tiene tiempo para el.

No esterilizan y esto se traduce en camadas no deseadas.

Nacimiento de un bebe y no quieren animales en casa.

Se Mudan.

No los quieren cuando son viejos o requieren atención médica.

También hay gente que sigue pagando por cachorros, cuando pueden salvar la vida de un perro abandonado y puede dejar de financiar la crueldad de las granjas de cría.

A partir del momento en que los animales son abandonados y terminan en una perrera, sus probabilidades de salir con vida están en contra de ellos.

Obviamente ninguna razón es valida para abandonar o maltratar a un ser indefenso que ha formado parte de la familia y que lo único que ha querido hacer es ofrecer amor y cariño a sus amos.

 

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Podemos difundir el conocimiento de la situación de abandono y sus consecuencias, tratar de llegar al corazón de tantas personas como sea posible, también podemos:

Adoptar perros de refugios, gatos y otros animales abandonados.

Esterilizar a nuestras mascotas.

 Unirse a equipos de voluntarios de ayuda a los animales.

 Donar dinero para salvar la vida de los perros de los refugios.

Y principalmente trabajar para crear conciencia en las personas y reflexionen antes de incorporar a una mascota en la familia, esterilizarlo, educarlo y darle amor y cariño para así mejorar su comportamiento.

Les presento a Tammy, ella fue abandonada y ahora esta esperando ser adoptada y está lista para formar parte de tu hogar.

Nosotros estamos seguros que tener una mascota de compañía nos hace más felices.

Por eso queremos recordarles que los animales no son cosas, sino seres vivos que sienten y que de nosotros depende que reciban el respeto y protección que ellos, sin pedir nada a cambio nos ofrecen.

Respetar a los animales es una Obligación.

Amarlos es un Privilegio.