Archivo
Se encargará de revisar todas las querellas que se reciban en la Unidad Receptora de Denuncias

En breve entrará en funciones una nueva agencia del Ministerio Público que se encargará de la priorización de las denuncias recibidas para hacer más ágil el trabajo de las demás unidades de investigación.

Se trata de la Unidad de Tramitación de Causas de la PGJE, que se encargará de revisar todas las querellas que se reciban en la Unidad Receptora de Denuncias, y clasificarlas según diversos criterios.

En resumen, se planea que esta agencia tome las denuncias y vea cuáles tienen una línea de investigación sólida para poder canalizarlas de inmediato al área correspondiente (robos, homicidios, familiares, etcétera).

Por su parte, en caso de que la querella no tenga una solución a corto plazo o no haya personas determinadas en presunción del delito, ésta quedará archivada y pendiente de que se le busque solución, lo cual se notificará al afectado para que no tenga que dar vueltas en vano.

Con esta nueva estructura se planea dar más agilidad a las investigaciones, ya que datos ministeriales apuntan a que cerca del 80 por ciento de las denuncias que reciben no cuentan con un presunto responsable y/o una línea de investigación.

La coordinadora de esta nueva agencia será Sanjuanita Morales Ruíz, quien abandona la coordinación de Robos, puesto que pasa a ocupar Ana María Aguilar Jacobo, que ésta a su vez abandona la Agencia Receptora de Denuncias, siendo relevada provisionalmente por Ramiro Rivera Bravo, subdelegado de la Región Sureste de la PGJE.

MENOR LADRONA
Elementos de la Policía Municipal se encargaron de la detención de una menor de edad, quien fue señalada por una familia como la responsable de un robo que se cometió al interior de su domicilio.

Cerca de la 1:30 de la tarde, los uniformados, a bordo de la unidad 8301, se trasladaban por la calle Angostura, de la colonia Valle Satélite, cuando fueron interceptados por unas personas que pedían ayuda.

Fueron conducidos hasta el domicilio 711 de esa misma calle, donde se les hizo entrega de Lizbeth “N”, de 17 años, además de un celular touch de la marca LG, que habría sido tomado por la menor de edad.

De acuerdo a las fuentes ministeriales, la joven habría aprovechado un descuido de la familia, que dejó la puerta de su hogar abierta, e ingresó en una de las habitaciones para tomar el aparato telefónico pero fue detenida.