Hotel. Javier Vaquera. Fotografía. / Fotos: Especial.
Ocupados en la inédita inmediatez de lo presente, intentando paliar las transformaciones y los estragos del cautiverio, instituciones y artistas buscan alternativas, nuevas propuestas y plataformas donde ofertar los productos de la cultura y el arte, y se posterga la central pregunta: Una vez terminado el confinamiento ¿Volverán a ser iguales las dinámicas y el consumo cultural después de la cuarentena?

Porque además de afectar profundamente los procesos del sistema económico, la pandemia, encarnada en ese virus “que no está vivo y tampoco está muerto”, según el doctor Gatell, vino a impactar con consecuencias todavía no estimadas nuestro sistema de creación, circulación y consumo del arte y de la cultura: cerraron librerías, museos, galerías, cafés, espacios culturales, festivales, teatros y cines; decenas de creadores independientes vieron afectado gravemente su quehacer y su sostén económico; instituciones culturales y medios de comunicación se vieron obligados a postergaciones, reprogramación y recortes. Y otra gran pregunta, ante la irreversible recesión qué viene es ¿Cómo y con qué recursos volveremos?  ¿Podrán reabrir y sostenerse, continuar con su labor todos los espacios privados e institucionales? ¿Cómo afectarán los evidentes recortes económicos en la gestión de las instituciones públicas? ¿Hasta dónde alcanzará para convocatorias, honorarios, festivales, publicaciones?

Claustrofobia. Julieta Guerrero. Ilustración digital.
El berrinche. Senior.,dona. Ilustración digital.

Nuevos ámbitos

Dentro de este caótico panorama ha habido visiones, apuestas e intentos, si no de igualar el alcance  de las dinámicas ya conocidas, de paliar la escasez de ofertas culturales ligada al obligatorio encierro. Pero dentro de todas éstas destaca una por su concepción, múltiple impacto y lo más importante: porque traza desde hoy nuevos derroteros en lo que podría ser otra forma de ofertar exposiciones en el futuro, o ante escenarios como el que estamos viviendo. 

Ya empezada la contingencia, la Escuela de Artes Plásticas “Profesor Rubén Herrera” convocó a su comunidad de alumnos y docentes a trabajar obra sobre diversos soportes en torno a la cuarentena: ilustración orgánica y digital, animación, fotografía, gráfica, obra plástica, dibujo, arte vectorial; la única orientación era un poco expresar los estados de ánimo, concepciones del mundo y momentos ligados a esta condición: aquí es donde hablo de su primer y quizá más importante impacto; la clara intención catártica del arte para una comunidad afectada de diversas formas por ella. Las obras hablan por sí solas y comprueban el carácter perceptual, el potencial expresivo que puede llegar a alcanzar el arte sea cual sea su plataforma.

En el horizonte de mi mente. Karol Prado. Ilustración digital.
Rumiación. Mariana Linares. Ilustración digital.

Con una curaduría a cargo de los maestros Darío Aguillón y Roberto García, en una segunda instancia estos cientos de trabajos, provenientes principalmente de alumnos de las licenciaturas de Diseño y Artes plásticas fueron articuladas en torno a una galería virtual que en su dinámica configuración le dio otra dimensión a las piezas; una suerte de time line anímico en torno a la contingencia, abordado desde el arte.

Lanzada el pasado 15 de abril, fecha que conmemora el Día Internacional del Arte, “My hámster wheel is broken” es desde ya la primera exposición colectiva virtual en Coahuila en torno a un tema de mayor impacto como el que sobrellevamos en la actualidad.

Así, la pregunta final es la siguiente:

Ante la perspectiva de un confinamiento extendido o de la reincidencia de éste

¿Serían las exposiciones virtuales una alternativa emergente y válida para la circulación del arte en nuestra comunidad?

La exposición completa  puede verse en Instagram en la cuenta @eap.mhwib y en el sitio web https://www.myhamsterwheelisbroken.com/

 

alejandroperezcervantes@hotmail.com

Twitter: @perezcervantes7

¿Podrá su miocardio soporta tantas escaleras? Emer Martínez. Dibujo a lápiz.

Alejandro Pérez Cervantes

Alejandro Pérez Cervantes

Es periodista cultural y escritor. Doctor en Arte y Teoría Crítica y Maestro en diseño editorial por la Universidad de Monterrey. Es Colaborador de medios como Día Siete, Sin embargo, Replicante, La Jornada, Nexos, Literal y Relatos e historias. Premio Nacional de Cuento Julio Torri 2007 con Murania, autor del libro de textos periodísticos El muro y la grieta y el libro de ensayos sobre fotografía Los estatutos de la mirada. Profesor Investigador en la Universidad Autónoma de Coahuila y coordinador de estudios literarios en la Universidad Iberoamericana Campus Saltillo, ha sido curador de proyectos sobre fotografía documental. Su novela Lengua de plata, de próxima aparición, fue finalista del Premio Internacional de Novela Lipp en el año 2017.