“La política es también la vida en el burdel y nadie que yo sepa busca castidad en una casa de citas” Jesús Reyes Heroles.

PRIMERA HISTORIA. “Ya basta”, conciudadanos, lo bueno casi no se cuenta, como dice el Presidente. Debemos ser positivos y contar todas las bondades que desde el Gobierno recibimos a todos los niveles, sobretodo los afortunados Coahuilenses que contamos con una bondadosa y eficiente administración.

Precisamente en esa búsqueda de las cosas buenas, encontré en Iván Garza mi consuelo, aquél que en la asamblea de la Fundación Colosio: “recordó los tiempos violentos que padecía hace años la Entidad dentro del fenómeno nacional de la inseguridad y el narcotráfico, y las primeras acciones y decisiones que asumió el gobernador Rubén Moreira cuando inició su administración
“Mencionando los más de 29 mil operativos en Coahuila implementados en cuatro años y medio; que el año pasado la Entidad se ubicó en el primer lugar con menor incidencia delictiva del País cuando en el 2011 se ubicaba en el 23”. (VANGUARDIA, 22/08/2016).

Qué contento estaba, pero vino a romper el cuadro el nefasto Secretariado del Consejo Nacional de Seguridad Federal cuyas cifras de julio de 2016 sitúan a Coahuila como el octavo Estado con mayor incidencia delictiva del País con 4172 delitos.

Ya basta entonces de dar puras noticias malas y demos las buenas nuevas, aunque no encontremos rincones de dónde sacarlas.

SEGUNDA HISTORIA. En sucesos de ese búnker Chemista que es la UAdeC, a través de los diferentes golpes de Estado desde hace tres sexenios, queda demostrada la novatez de su actual rector y de la pléyade lacayesca que lo contiene.

Dos hechos de esta semana se suman a los múltiples tropiezos de su ineficiente política y evidente sumisión a los designios gubernamentales que confirman lo afirmado por mi sabia abuela: “Nada más caro que el capricho”.

En la Preparatoria V. Carranza de la Unidad Torreon, como no resultó triunfador su candidato oficial, desde las oficinas de Fraustro Siller llegó la orden de declarar  que el proceso estaba viciado de nulidad absoluta desde su inicio y, por ende, se invalidó por el Consejo Directivo de esa escuela.
No terminaban de deglutir la mala noticia cuando, desde el arrabal, surge la novedad de que uno de los delfines preferidos del Chemismato fue detenido por manejar en estado de ebriedad después de una francachela antrera y, para colmo, en su explicación Rabindranath Galván aseguró  a los estudiantes de la institución, a través de Facebook, que no sobornó a los agentes municipales que lo detuvieron.

El flamante delfin, luego de su gracia, aseguró que: “ese día los policías sí lo pararon en un operativo antialcohol y, aunque sí iba en estado de ebriedad, los oficiales únicamente le hicieron una llamada de atención, luego de  realizar algunas llamadas que pudieron malinterpretarse, por eso se pensó que era un soborno”. ¿A quién llamo Galván? Adivine, adivinador, una clave: su nombre inicia con “J”.

TERCERA HISTORIA. Bienvenida esa excelente relación que se está tejiendo entre el Secretario de Gobierno y el Alcalde Sarapero.

¿Habrá notado la concurrencia que han disminuido notablemente las críticas desde el Gobierno estatal a Chilo López? Dicen los enterados que la base  es un acuerdo para proteger un peculio familiar del Secretario de las huestes de la dirección de alcoholes municipales, a través de una cantina disfrazada de restaurant denominado la Martina, que es propiedad de Luis Lauro Zamora Rodríguez (¿dónde he oído ese apellido?) y cuya licencia de alcoholes Número ALCA3687 se encuentra a nombre del sobrino Josué Everardo Zamora Méndez.

¿Sabe usted cuál es el apellido más frecuente de funcionarios en Coahuila? ¿Adivina o le ayudo? Mismo al que pertenecen: un alcalde, dos exalcaldes, un secretario de gobierno, un magistrado, dos hermanos (en puestos directivos) y cuatro sobrinitos como subdirectores de área, según la Secretaria de Fiscalización. Un gobierno con mucha energía familiar.