INICIAL. “Hablamos de todo lo de Piedras Negras. Estamos trabajando con ellos en el diseño de la presa Rompepicos, que sería una obra para solucionar de fondo el problema de las inundaciones en la ciudad”, elucubraba un envalentonado Rubén “N” allá por septiembre de 2016, cuando anunciaba el inicio de la presa Rompepicos para el puerto fronterizo.

Con el cinismo característico del diputado de mentiritas, en 2017 se notificó que ya se habían adquirido los terrenos e invertidos en su primera etapa 65 millones de pesos.

Hoy día amanecemos con la noticia de que, como varias obras del segundo sexenio del exdictador coahuilteca, ésta resulto en un verdadero fiasco. Ni siquiera se cuenta con los terrenos para la mencionada presa y, más aún, hay un litigio persistente y la ciudad permanece al capricho de los voraces constructores que elevaron casas sobre lechos de arroyos, diques y en terrenos sin el mínimo desnivel.

La realidad es que del dinero nadie supo (bueno la Auditoría Superior sí) y fue reportado el gasto, pero no se realizó la obra, es más, como se menciona arriba, la compra de los terrenos quedó pendiente.

Otra mancha más para el tigre repleto y regordete, y otro pendiente para un gobierno mudo y complaciente, pero a la larga también cómplice.

SIGUIENTE. La repercusión de la derrota del grupo de Chema Fraustro y sus secuaces, en la escuela de cuadros del PRI o mal llamada Universidad de Coahuila, aún supura los chorros de la venganza y de la ira, ante el patrimonio perdido.

Se abre un frente en la Facultad de Jurisprudencia con motivo de las elecciones para la dirección, en el que dos grupos del moreirismo puro asemejan ser rivales para quedarse al fin con el botín para el jefe mayor que despacha en San Lázaro.

Hasta esos niveles llega la ambición por apoderarse del control de lo que quede en el estado, para seguir metiendo su cuchara. Ya en su dictadura, dábamos cuenta que enfermo de poder quería decidir hasta quien quedaría en la sociedad de alumnos de su alma máter.

Dos achichincles de la docena trágica coahuilense se disputan la plaza: por un lado Alfonso Yáñez Arreola, exsecretario particular de Rubén “N” y principal instigador para la caída de Efrén Ríos, quien quiere cobrar factura por este hecho, y en contraparte el magistrado del moreirato Óscar Nájera (exesposo de la mente negra legislativa Sandra Rodríguez, creadora de las leyes más retrogradas que han tenido aplicación en Coahuila), quien refiere una limpia impecable y pura aspiración aunque para ello tenga que renunciar a su jugosa silla en el poder judicial ( ¿Suena lógico el movimiento?).

Lo lamentable es que en el juego por el poder les dio por implicar a alumnos en un escándalo de redes sexuales a fin de neutralizar a otro candidato con posibilidades mayores, en una acción nefasta que denota la bajeza moral de los personajes y, más aún, del grupo político y patrón que representan. Aguas raza, no se dejen sorprender.

INTERMEDIA. En crónicas del gremio magisterial, o de los “pobresores”, hay avances. Primero la dictadura les endilgó una ley que pretendió limitar sus derechos , los profes se ampararon y para abajo la ley; luego quisieron agotar los apoyos en clínicas y farmacias, los maestros se defendieron y el gobierno de Riquelme para atrás; posteriormente la jícara soñadora y Carlitos “N” los quisieron neutralizar de las elecciones aislando a los jubilados de las secciones o delegaciones a las que pertenecían y la fuerza magisterial disidente se impuso, y nada para Xicoténcatl y su tribu “chichimecus nefastus”.

Hoy se le aparecen al tal Carlitos “N” y su pandilla mafiosa a través de la apertura en la tierra de dios, Saltillo, de una oficina de la agrupación Maestros por México y se acabó el “te quería” para los saqueadores de las Sección 38 y puntos intermedios.

FINAL. Ante la apatía y la táctica de echarle tierra al asunto que han desplegado los gobiernos del tirano y de Riquelme, el Gobierno de México al fin se ha decidido por la investigación de la matanza de Allende y el penal de Piedras Negras, ante el nerviosismo de magistrados encumbrados y diputados afuerados. Muchos fantasmas están encerrados en el clóset de este hecho cruel bajo la complacencia de la autoridad de sus tiempos: Aguillón, Ramos, Torres y “N” 1 y 2, por mencionar algunos. Tic Tac, el reloj corre.