El domingo pasado coincidieron dos eventos que dieron mucho de qué hablar en los medios alrededor del mundo relacionados por un lado a un acontecimiento noticioso actual como por la ficción de una exitosa serie. El primero de ellos fue el despegue de la misión espacial norteamericana SpaceX desde Cabo Cañaveral, en Florida, luego de haberse pospuesto por parte de la NASA unos días para dar oportunidad que cambiaran favorablemente las condiciones climáticas, y la segunda el estreno mundial a través de Netflix de la cuarta temporada de una de las series más redituables de ducha plataforma de streaming de manufactura inglesa “The Crown”.

 Lo curioso es que previo a este más reciente estreno, a principios del pasado mes de septiembre se estrenó también por Netflix una no menos portentosa superproducción, en su caso dentro del género de la ciencia ficción, que bajo el título de “Lejos” (“Away”) nos cuenta la historia de una astronauta de nombre Emma Green (la dos veces ganadora del Oscar Hilary Swank), quien es seleccionada para encabezar la primera misión a Marte que a su vez es un esfuerzo conjunto de varios países pero que la separará físicamente de su esposo Matt (Josh Charles, de “La sociedad de los poetas muertos”) así como de su única hija Alexis (Talitha Eliana Bateman), quien además está “en la edad de la punzada”.

Sin embargo, aunque a diferencia de la mencionada misión SpaceX, aunque en “Lejos” el despegue es lo más exitoso de entrada, las cosas comienzan a complicarse justo poco después de dejar la atmósfera terrestre, puesto que Matt, quien también es parte de la misión pero desde la base de la NASA en Houston, Texas, sufre un ataque propiciado por una enfermedad genética que lo lleva al hospital, eso sin contar que la diversa tripulación que complementan una astronauta china, uno hindú, uno ruso y uno de origen africano, se verán enfrentados por problemas que van de la diversidad étnica, política e incluso sexual que sin lugar a dudas complicarán en esta ficción mucho más la realidad de la nave Spacex donde la mayoría de los tripulantes son norteamericanos y solo uno es extranjero, de origen japonés.

Aunque esta serie fue decepcionante para muchos que esperaban, quizás, una trama telenovelera propia de “Armageddon” (Michael Bay, 1998) o la comedia de “Misión Rescate” (Ridley Scott, 2015), y por ello, aunado a la pandemia, solo tendrá una sola temporada de 10 capítulos, es una producción que gustará a los amantes de las buenas producciones del género.

 

“Lejos” (“Away”) de Netflix nos cuenta la historia de una astronauta de nombre Emma Green.

Por otro lado, ¿qué más podemos decir de la cuarta temporada de “The Crown” fuera de lo que ya se ha dicho desde estos espacios hasta el boca a boca durante esta primera semana a partir de su estreno mundial? Pues que coincidimos con la mayoría que la inclusión de los personajes que la princesa Diana (interpretada por la actriz Emma Corrin) y de la Primera Ministra Margaret Thatcher (Gillian Armstrong, de “X Files”) le vinieron a poner todavía más “sabor al caldo” y han hecho de esta una de las temporadas más disfrutables de la serie y que será del total agrado tanto de quienes gusten del buen drama dentro de las paredes del Palacio de Buckingham hasta la intriga política de un controversial personaje como el de Margaret Thatcher tomando la estafeta de figuras como Winston Churchill. No se la pierda.  

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com

 

'The Crown' se ha convertido en una de las series más vistas en la última semana en Netflix.